Menu Big Bang! News
Comunidad

Dante Sendik, el gran ganador de la segunda gala de GH2016

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La segunda gala de Gran Hermano 2016 fue intensa, sí. Pero no tanto como los conductores y panelistas de América pretenden hacernos creer.

Televisar la última etapa del casting en una frenética convivencia-competencia fue una decisión acertada pero poco aprovechada a lo largo de la semana y sin dudas en la gala. Faltó “primera semana de gran hermano” tópicos profundos, gráficos recordándonos los nombres a cada segundo, juegos de roles y esas cosas necesarias para terminar de asociar los nombres con las caras.

Las galas no pueden basarse en las comunicaciones de Jorge Rial con la casa y nada más. El resumen de la semana en la gala es necesario. La gala debe comportarse como si fuese la única edición semanal del programa y mostrar lo más importante para entender el juego. Y más aún en esta edición que El Debate no está dentro del prime time del canal.

Sobre las expulsiones no queda mucho para decir, Lucas ya no tenía posibilidades de seguir después de lo ocurrido, Carolina tenía todo el perfil Claudia Ciardone para ser la primer eliminada y Mariano era cuestión de tiempo para que abandone por voluntad propia.

Las nominadas fueron las lógicas, Macarena, la conflictiva y Cinthia, la amiga del villano de turno.

Un punto bastante decepcionante de la noche fue el momento en el que se devalaron los favoritos. 10 ediciones del programa (contando la de famosos) y el público sigue apostando a personajes como Azul y Mauricio que abusan del recurso de la historia de vida complicada y de no entender el formato.

Que Azul intente nominarse a ella misma o que Mauricio diga que si no fuese porque necesita la plata para su hermanito no estaría en el programa, a mi como televidente y amante de Gran Hermano me resulta insultante.

Es preferible toda la vida la “estrategia” burda de Belén, los histeriqueos de Yasmila y hasta la soberbia de Luisfa, que la actitud anti Gran Hermano de estos dos participantes. Prefiero un participante como Matías P que solo lo recuerdo por agradecer todo el día a la vida que está en el programa, a estos dos “favoritos” que solo hablan de sueños que no hacen al programa y que hacen gala de valores bastante opuestos a todo lo que estar ahí les implica.

En estos primeros días de programa poco me ha resultado sorprendente o atrapante más que el brillante hallazgo del equipo que realizó el casting: Dante.