Menu Big Bang! News
Comunidad

El príncipe azul que se convirtió en soldado

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa


1982: Fue un año tremendo en todos los sentidos que uno pueda imaginar, fue un verano raro, y yo el 20 de enero cumplia 15 años, como toda la vida, mis compañeros de colegio no estaban, los amigos de la cuadra tampoco, por lo tanto hicimos una fiesta muy simple con los familiares de siempre y los vecinos de toda la vida. No la pase mal, hubieron muchos regalos, algo de música y los saludos que siempre sorprenden. No podía imaginar en ese momento que me deparaba el destino, yo solo pensaba que alguna vez alguien me habia dicho que cuando una mujer cumple quince años, se transforma en princesa y solo tiene que esperar tranquilamente que aparezca su príncipe azul. Tengo malas noticias. Ese año no solo no me convertí en princesa, si no que el príncipe apareció en mi vida vestido de soldado, empuñando un arma y protagonizando una guerra que un viejo borracho que en ese momento era "nuestro presidente" había decidido realizar. Ojo, la Plaza estaba llena......no olvidemos eso.
Cronológicamente fue asi, el verano paso, no recuerdo bien si ese año hubo viaje a la costa, ya para esa epoca viajaba sola y me quedaba unos días en casa de Tia Pocha, hermana de mama, familiares que ya no cuentan a esta altura, en nuestra historia, por lo menos para mi.
En Marzo comenzaron las clases, como siempre, carpetas nuevas, lapicera nueva, y delantal planchado, ya para esa epoca mama no me torturaba con la famosa vincha blanca. la enfermedad avanzaba, ya tenia tomada gran parte del cuerpo y tenia que ocultar muchas veces los brazos, sobre todo, por mas calor que hiciese.
Una mañana de Abril me desperte como siempre, fui a desayunar (taza de cafe con leche, tostadas con manteca y un vaso enorme de Coca Cola fria, y si, una loca de mierda). No se nos ocurrió ni prender la radio, ni ver la temperatura en la tele. Sali para el colegio. Llegue, y estaban todos en la puerta, me uni a mis compañeros y recuerdo que una de ella me dijo, "no te enteraste?, tomamos Las Malvinas, Estados Unidos nos apoya!!!!" (?), que?, entramos en guerra? con Inglaterra ? y Estados Unidos nos apoya?. Lo que vino después de ese momento, no es mas que locura. Lo profesores no sabían que hacer ni que decir. Ni como explicar en el quiilombo en que nos estábamos metiendo. De hecho los profesores de ingles accedían a nuestro pedido de suspender las clases.
En lo personal, familiar, para todos nosotros fue un golpe durísimo, mi hermano Pablo, que hoy tiene 48 años, en ese momento estaba haciendo la colimba (por esas cosas del destino y el estudio habia tenido que pedir una prórroga) por lo tanto en plena guerra mi hermano era un soldado que desempeñaba sus tareas en Campo de Mayo, mis viejos, siempre mis viejos, ya lo habían ido a visitar, haciendo dedo, porque no había otra manera de llegar, le llevaron guita, comida y amor, mucho amor. Pablo parece un duro, como que no siente. Pero creo que estaba muerto de miedo desde el mismo momento que ingreso al ejercito. Hacer guardia por las noches lo ponía en un estado enfermizo, tanto es asi, que adquirió como yo, otro tipo de psoriasis. Unas manchas marrones enormes en la espalda, producto de los nervios que pasaba. Gracias a eso pudo terminar antes la conscripción. La cosa es que durante la guerra en que nos mintieron, nos estafaron, nos sacaron lo poco que teníamos, nos ilusionaron, mi hermano corría el riesgo de participar de ella. Venia por las tardes a casa con su bolsa y vestido de soldado. Comíamos, nos íbamos a dormir y a eso de las 4 o 5 de la madrugada sonaba el teléfono, el llamado era de Campo de Mayo, pidiendo que el soldado Valle se presente en forma urgente en la Delegación. Pablo se vestía, armaba su bolso, nos saludaba a uno por uno y se iba. Recuerdo esa imagen como si la estuviese viviendo ahora, el cielo rojo, furioso, un frio terrible, ya estábamos en junio, y el que se iba....Y nosotros que nos quedábamos con la cabeza en blanco tratando de no pensar lo que no queriamos pensar. Seria muy egoista de mi parte decir que por suerte no fue. Fueron tantos chicos los que murieron durante la guerra y tantos los que después decidieron quitarse la vida por lo mismo. Pero sepan entender. Nosotros, seguramente no hubiésemos sido de esas familias que consideraban a su hijo un héroe. Esta había sido una guerra brutal, desigual, ingenua, un origami contra bestias de metal. Mi hermano no quería ser héroe de nada, tal vez quien sabe, si ahora le preguntase me contestaria, que si, de una lucha noble. De una lucha por la justicia. Pero una lucha dirigida por un borracho no, héroe de que?, héroe del dolor. Para que no se nos olvide, el imbecil que mando a matar a todos esos niños, a manos de los ingleses se llamaba Galtieri, uno debería olvidarse de eso nombres. Pero a la vez esta bueno recordarlos para siempre. Y al lado de ese nombre por ejemplo, un agregado, Galtieri y la reputisima madre que te pario.(ojala te estes pudriendo en el infierno).
Nos mintieron los periodistas de turno, nos mintió la Legrand, nos mintió Pinky, Fontana, Gómez Fuente, que dios lo tenga en el infierno y no lo largue y Kasansew, que si bien también nos mintió, porque le mintieron, fue el único que estuvo alla, debe saber cosas que nunca contó, escribió un libro que le habrá dado su réditos, y la vida se cobro su obsecada manera de defender lo indefendible, esta sin trabajo hace años y además hace años padece un cancer que tal vez le duela mucho. No tanto, seguramente, como el dolor que sentiran las madres de cada uno de los pibes que murieron alla, que quedaron alla. Y los que volvieron. Sin brazos, sin piernas, sin un ojo, y muertos de miedo. Si, muertos de miedo, porque la Plaza seguía llena y había demasiadas banderas argentinas flameando como para haber perdido una guerra.
Teníamos un Canciller que no se como quedara en la historia que se llamaba Nicanor Costa Mendez, y que parecía algo probo como para evitar todo esto, pero no pudo. Los políticos, la verdad no los recuerdo, tal vez a Ubaldini, me parece, con su campera negra, pero los otros estarían bajo de las camas. Las noticias que llegaban de las Islas eran controversiales, absurdas, mentirosas.
En la escuela nos hicieron hacer a cada uno una caja con comida, algun juego hecho por nosotros, y una carta.
Se que casi nada de todas esas cosas le llegaba a los soldados. Todo era una gran mentira.
Sucedió lo del Belgrano, y uno se lleno aun mas de odio, no solo hacia la Thacher, uno tenia ganas de salir a matar a quien sea y como sea. Pero era una guerra, y desgraciadamente en la guerra vale todo, ni el perdón a la Cruz Roja, ni al barco con heridos. Los ingleses no entregarian lo que ellos consideran su tierra y nosotros no podíamos hacer nada.
Un dia, un comunicado, cobarde, espantoso, con olor a JB nos dijo que habíamos perdido.
En medio de todo esto, nos visito el Papa, Juan Pablo II, puedo asegurar que no se muy bien para que, obviamente se entrevisto con el Presidente, le habrá pedido compasión para con los ingleses, recorrió las calles en su papamovil, y la gente con sus niños en brazos, mientras los chicos morían en Malvinas lo saludaban con sus banderitas blancas y amarillas. De nada sirvio. Asi como vino se fue.
Pinochet facilitaba la salida de aviones Ingleses desde Chile, obviamente Estados Unidos se aliaba a los piratas y casi toda Latinoamerica no sabia que hacer, recuerden que para esa epoca en casi todos los paises gobernaban tiranos como aca. Hubo un solo pais que se alio a nosotros, que se solidarizo, que puso a nuestra disposicion todo lo que ellos usan para defenderse hace mas de 30 años: Cuba. Pero, chico, como ibamos a aceptar que Cuba nos ayudase ?. Antes muertos. Si, muertos, ellos, los que mandaste a matar.
También en el medio de todo esto se jugo un mundial de fútbol, el de España. Y Argentina, como corresponde fue a jugarlo. Nadie se nego. El equipo estaba formado por casi todos los jugadores campeones del mundo de 1978, más Diego Maradona, que como todo el equipo, también fracasó.
O sea una gran tragedia, un gran papelón, un gran fracaso, la muerte presente y un país atravesado por la mentira, el patrioterismo y la pelotudez.