Menu Big Bang! News
Comunidad

El ciclo del ahorro y la reducción de gastos

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El ciclo del ahorro es Planificación – Investigación – Ejecución. Es un circuito que se realimenta a sí mismo y puede ser un círculo virtuoso que le ayude a cubrir sin sobresaltos sus gastos mensuales a través de un plan de reducción de gastos.

Conozca cómo gasta mensualmente su dinero

Lo primero que debe hacer es conocer su estructura mensual de gastos por renglones. Anote durante un mes cada gasto que realice, por mínimo que sea. En este trabajo, su principal aliado será la aplicación de notas del teléfono móvil, pero una libretita sería suficiente.

Al final del día, transfiera a una hoja Excel o a un cuaderno el gasto realizado, incluyéndolo en el renglón correspondiente.

Al final del mes tendrá lo que gastó en hipotecas o alquileres, mensualidades educativas, seguros, transporte, alimentación y bebidas, energía eléctrica, gasolina, agua, limpieza, comunicaciones, vestido y calzado, equipamiento, mantenimiento, estética y belleza, esparcimiento, intereses en tarjetas de crédito, hobbies y otros.

Programe este trabajo para un mes tranquilo. Son desaconsejables el mes previo al de vacaciones y, por supuesto, Diciembre.

Sea tan detallista como pueda, abriendo sub renglones. Por ejemplo, sí compró unas luminarias, anótelo en el sub renglón “Iluminación” del renglón “Energía”.

Si compró duraznos y manzanas, haga el asiento en el sub renglón “Frutas” del renglón “Alimentos y bebidas”

¿Está holgado o apretado?

Una vez terminado, el cuadro mostrará su patrón actual de gastos. Calcule los porcentajes de cada renglón para saber proporcionalmente cómo está distribuyendo el dinero que le ingresa.

Probablemente el cuadró reflejará algún dinero sobrante. De ser ese el caso ¡enhorabuena! su plan de reducir gastos tendrá el efecto saludable de mejorar una situación que ya es positiva.

Pero si usted está gastando cada mes todo lo que le ingresa o inclusive algo más, quemando viejos ahorros, financiándose cada vez más con las tarjetas de crédito o pidiéndole prestado a su padre, entonces su plan de reducción de gastos es una emergencia.

Comience a ejecutar su plan de reducción de gastos

El siguiente paso es hacer dos grupos, clasificando cada renglón de gasto según su naturaleza: aquellos muy difíciles de reducir (se les llama inelásticos, como la hipoteca de la vivienda o la cuota del seguro médico) y aquellos que ofrecen mayores oportunidades de ahorro (elásticos).

Concéntrese primero en los gastos elásticos, que son los que ofrecen posibilidades inmediatas de reducción.

Investigue la manera de ahorrar en cada renglón (medidas para ahorrar energía eléctrica, establecimientos que venden más baratos ciertos productos, estrategias para ahorrar gasolina, etc.).

¡Y éxitos en la ejecución de su plan de reducción de gastos!