Menu Big Bang! News
Encaradores: el que no discrimina, el hablador, el directo y el héroe

Comunidad Para todos los gustos

Encaradores: el que no discrimina, el hablador, el directo y el héroe

Las mujeres van al frente y con las aplicaciones se perdió el trabajo de cosquistar. Las citas en debacle y el panorama masculino no mejora. Los distintos tipos de levantes masculinos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un rectángulo de plástico y acero, con pantalla táctil y luminosa redujo el trabajo de la conquista. Con Tinder el levante es más popular y menos complejo. También Happn le colabora pero empeora la actitud masculina a la hora de encarar. Lo cierto es que nada de eso intimida a las mujeres. Entre las latinoamericanas, las argentinas son las segundas más “proactivas” de esta red. Se ubican detrás de las brasileñas, que resultan son más encaradoras.

Cuando una persona te gusta en Happn, la aplicación de citas que permite encontrar a quien nos cruzamos. En promedio se generan 16 clicks por usuaria argentina hacia los candidatos, uno menos que las brasileñas. Con Tinder también se busca por cercanía según la ubicación geográfica.

Encaradoras. En promedio se generan 16 clicks por usuaria argentina hacia los candidatos.

Lo cierto es que en el “cara a cara” los hombres adoptan distintas actitudes.  Se pueden citar algunas como el hablador, el Robin, el directo y el que no discrimina. Los tipos de levantes masculinos bien argentos. 

El hablador

La música suena bien alto en el bar, boliche o en pleno transporte público que atraviesa un piquete. Él no deja de contar sobre el clima, lo que estudia, lo que quiere hacer en sus vacaciones y sus sueños de niño. Además, es de preguntar para mantener el ritmo de la conversación. Espera respuestas y si no las obtiene emplea el rol de estudiante de psicología, haciéndose el que sabe lo que le pasa al otro para seguir fundamentando y así no dejar de mover su lengua. Claramente, sólo para hablar.

El que no para de hablar puede que consiga su objetivo por cansancio o por ser un remador.

El Robin

El Batman del grupo es aquel que es admirado por los ojos femeninos por donde vaya. Con o sin capa, Batman gana. Pero sale con su inseparable Robin. En silencio y sólo metiendo bocadillos poco festejados es mirado con extrañeza pero ante la escasez masculina y por su lado tierno logra ser rodeado por los brazos femeninos de alguna dama que sueña por lo menos que de esa manera estará cerca del hombre vampiro, por lo menos como amiga.

El directo

Es el soñado cuando a las mujeres no le dan más los pies para soportar los zapatos y toda la carne es tirada al asador en menos de diez minutos. Si invita a una dama a bailar, en la primer pirueta roza su mellizas con las de ella y en un segundo le besó hasta el apellido sutilmente. No es depravado, sabe lo que quiere. Elige a su dama, y no dejará que se le pierda la oportunidad.

 

El que no discrimina

El que no discrimina es el tipo de hombre que sin filtro ni freno quiere conquistar a la que sea.

En este caso se puede decir que es merecedor de un premio del INADI. No es que cualquiera le viene bien, sino que sabe apreciar los atributos de toda dama. Sabe resaltar la belleza y ante el correr de las horas de la noche, toda posible víctima de sus armas de seducción recibe sus piropos y artilugios para llevarla a un lugar más íntimo.