Menu Big Bang! News
Comunidad

Lo inhumano en las redes sociales

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ralph, extremadamente amistosos y muy querido. Siempre ha sido un misterio, con sus respuestas impredecibles y a menudo con tipos complejos de personalidad. Ama viajar y siempre está dispuesto para una aventura. Es un joven de treinta y pico largos, quien arrastra con él un misterioso pasado. Dueño de un adorable e irresistible carisma, comenzara una búsqueda interna y externa, a través de las redes sociales para descubrir que le paso a su “humanidad”.

Querido Facebook:

Hoy arrancó una nueva etapa laboral en mi vida. Un leve dolor de cabeza es el resultado de un día lleno de emociones. Caras nuevas, las que tendré que ver diariamente y  las que comenzarán a formar parte de mi vida. Mi mente está vacía, escasa de emociones y recuerdos. Siento que el día de hoy lo voy a recordar como algo especial.

Hace menos de una hora terminamos de cenar. Mi amada esposa preparó un divertido plato mediterráneo, con crujientes tomates cherry, algo de queso mozarela y un suave y aromático aceite de oliva, que aun disfruto en el paladar. Aun me queda un fondito de vino en la copa. Un frío y rico Cosecha Tardío que acompaño la cena. Nada típico para una noche fresca de otoño.

Sigo escribiendo, cuando noto un vacío en la pantalla, solo publicidades y preguntas sin responder. Vivo en…/ De…/ Nació en…/. Lo que más llamó mi atención es que no tengo ni una sola persona registrada en mis AMIGOS. Qué raro, se habrán borrado? Los habrá eliminado Facebook? Pienso, no sé, en algún momento aparecerán. Me imagino.

Bueno, dejo por hoy el Face y mañana prometo seguir. No sé bien por qué, pero creo que tengo cosas extrañamente  interesantes que contar. Solo les voy a adelantar que he comenzado a leer un libro apasionante. El Secreto.  Justamente este libro fue un regalo a mi amada, quien al día de hoy no leyó ni una página. Jaja. Será que el libro me atrajo intencionalmente para que sea Yo quien lo lea y lo descubra?

Ralph dejo de escribir. Cerró las aplicaciones en su computadora. En ese momento dejo de sonar ese viejo tema de Roxette (She´s Got Look), y finalmente cerro sesión.

Como todas las veces que utiliza la notebook, la desenchufo para evitar que se sobre caliente la batería. La vieja  máquina no deja de transpirar cada vez que se la usa. Se oye un susurro y un leve silbido como anticipando que en corto tiempo no volverá a prender esa luz azul en el teclado. Aun algo caliente, introduce la máquina en la funda. Allí quedara hasta la próxima vez que sea requerida.

Antes de salir del cuarto, aun en su cómodo sillón negro giratorio, detiene la mirada y coge un libro. Sin poder evitarlo reanuda la lectura, página 124…

“Con frecuencia das a los demás la oportunidad de crear tu felicidad y muchas veces no lo consiguen. Por qué? Porque la única persona responsable de tu felicidad, de tu estado de dicha total, eres tú, Por eso ni siquiera tus padres, hijos o pareja tienen control alguno sobre la misma. Simplemente tienen la oportunidad de compartirla contigo.