Menu Big Bang! News
Comunidad

Sospechas y rumores sobre Aníbal Fernández

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

EN EL REINO DE LA IMPUNIDAD Y LA CORRUPCIÓN…

LAS SOSPECHAS Y RUMORES SOBRE EL JEFE DE GABINETE ANÍBAL FERNÁNDEZ Y SU RELACIÓN CON EL NARCOTRÁFICO VIENEN DE VIEJA DATA…

 

 

Desde su sinuoso paso por la intendencia de Quilmes en los años 90 en que era un soldado menemista hasta su llegada al poder K se ha visto involucrado en escándalos relevantes que lo han tenido como personaje central.

 

En octubre del año 94 quedó en el foco de la tormenta.

 

Fue durante un procedimiento policial en el Estadio Chico de Quilmes donde se encontró medio kilo de cocaína de mediana pureza, una balanza de precisión y elementos para el fraccionamiento.

 

La mercadería estaba ordenada en pequeñas bolsas plásticas y tenían una etiqueta que indicaba el destinatario: bares y colegios secundarios de la zona.

 

La droga y la balanza fueron encontradas entre miles de boletas de la reforma constitucional de la provincia por el Sí, sobrantes de la consulta popular que se había realizado el 2 de octubre de ese año.

 

En ese entones El Estadio Chico desde hacía  tres años se utilizaba  como local de la Liga Federal que comandaba el mismísimo Aníbal Fernández.

 

En el 2004, un nuevo escándalo rozaría al entonces Ministro del Interior Aníbal Fernández.

 

El hecho ocurrió  el 16 de septiembre de 2004 cuando se descubrieron sesenta kilos de cocaína escondidos en cuatro valijas de la empresa Southern Winds que partieron del aeropuerto de Ezeiza hacia España.

 

Desde un primer momento, el kirchnerismo mostró gran temor por las repercusiones que podría generar el incidente.

 

En ese momento se genera una prueba irrefutable que el entonces Ministro del Interior estaba al tanto del tema o involucrado.

 

Es cuando  un funcionario cercano a Aníbal Fernández se comunicó con las autoridades españolas a efectos de interiorizarse sobre el recién iniciado expediente.

 

El mismo día en que el Departamento de Aduanas español descubre las valijas con cocaína, un comisario de la Policía Federal Argentina que se identifica como José Juan Díaz Fraga llamó desde Buenos Aires para interiorizarse sobre los estupefacientes incautados.

 

Lo que llamó poderosamente  la atención de las autoridades aduaneras españolas, porque muy pocas personas sabían del secuestro de la droga.

 

Un dato más que interesante: según consta en la causa judicial,  el comisario José Juan Díaz Fraga dijo trabajar como agregado del Ministerio del Interior en la embajada española en Buenos Aires una cartera a cargo de Fernández.

 

Para reforzar las sospechas sobre el actual jefe de Gabinete, solo denuncio el envío de las valijas de lo cual estaba informado al momento luego que el escandalo estallara en los medios de prensa.

 

Pero existe otro hecho más trascendente.

 

Andrés Machado, ex chofer de Néstor Kirchner, viajó a España en los días en los que se traficaban drogas a España con mandato de Christian Maggio.

 

En esos días era empleado de seguridad de SW, al tiempo que manejaba el auto del ex Presidente de la Nación.

 

A partir de ese momento, la Justicia sufrió presiones de todo tipo y el expediente se cerró sobre media docena de “perejiles” que poco y nada tuvieron que ver con lo ocurrido.

 

En agosto de 2008 sucedió otro  hecho que comprometería a Aníbal  Fernández en el tráfico de estupefacientes: el triple crimen de General Rodríguez, donde fueron asesinados Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón.

 

Este crimen  dejó al desnudo por primera vez cómo el narcotráfico se mezclaba con la política a través de puntuales aportes de campaña al Frente para la Victoria.

 

Demostrando la vinculación de funcionarios oficiales con traficantes mexicanos y sicarios argentinos.

 

A lo largo del juicio oral que indagó en el triple homicidio, quedó a la vista y demostró la mano del jefe de Gabinete Aníbal Fernández en el negocio del contrabando de efedrina.

 

El funcionario no solo quedó expuesto a través de puntuales testimonios judiciales, sino también por sus vínculos con los acusados de asesinar a los tres jóvenes empresarios.

 

Uno de ellos, Martín Lanatta, supo ser la mano derecha de Aníbal  Fernández durante los últimos 12 años, incluso cuando este supo ser funcionario del duhaldismo.

 

Esos datos impulsaron a que la Justicia Federal se interesara en continuar investigando el expediente del triple crimen, solo que esta vez poniendo el foco en la pata política del mismo.

 

Las sospechas sobre el ex jefe de Gabinete son demasiado elocuentes y fueron refrendadas por dos ex socias políticas: Graciela Ocaña y Elisa Carrió.

 

 Ambas sostienen que el personaje “Morsa” que aparece en la voluminosa causa judicial que culminó en diciembre pasado y que ofrecía protección judicial a los narcos, es el mismísimo Fernández.

 

A siete años de la muerte de Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón, cuyos cuerpos fueron encontrados en un zanjón a unos 650 metros de la ruta 24 en General Rodríguez hecho conocido como el "Triple crimen", el programa Periodismo para Todos (PPT) que conduce Jorge Lanata emitió un informe que comprueba y  vincula aún más al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, con la causa que investiga la muerte de estas personas por el negocio del tráfico de efedrina.

 

Los testimonios de Martín Lanatta, uno de los condenados por el crimen, así como el de la viuda de Sebastián Forza y Diego Ferrón hermano de otra de las víctimas, Damián Ferró], vinculan a Aníbal Fernández y un agente de la ex SIDE, "Máximo", con las operaciones que se adelantaban para proteger el negocio.

 

"El vínculo con Aníbal era por medio de Sebastián Forza", dijo Martin Lanatta.

 

 "Él me comento que lo estaban persiguiendo y que en cualquier momento estaba en cana. En ese momento tenía un socio que era comisario general, y le comenté, y a través de él me reuní con Aníbal Fernández-

 

"Aníbal me dijo:

 

 'Ese tipo está muy complicado, sólo para hablar de ese caso me tienen que dar 250.000 dólares'.

 

En esa reunión solo estábamos tres personas.

 

 Luego hablo con Forza y a los tres o cuatro días me dice que tiene la plata", agregó Lanatta, quien además asegura que la viuda de Forza, Solange Bellone, "lo sabe".

 

Lanatta ofreció detalles de otras reuniones en las que el actual jefe de Gabinete interactúa con Sebastián Forza para comenzar a tomar el control del negocio.

 

"Le dice que se manejen juntos en el negocio de la efedrina. Empieza a encaminarlo para tener el control del negocio. Pero en ese momento no sé cuál contacto tenía Elisa Carrió, pero tenía la información y me empezó a pegar con ese tema".

 

"El ex agente de la SIDE que trabajaba con Aníbal era de su confianza", continuó.

 

 "Y quién dio la orden de la muerte fue Aníbal. El negocio del tráfico de efedrina se lo queda él con la gente de inteligencia.

 

 Forza llegó a ser un estorbo porque sus clientes no llegaban a los carteles de México.

 

Llegó otra gente vinculada a los carteles, de origen mexicano.

 

Había uno que aportaba el dinero, uno recibía el producto, coordinaban la entrega con el de inteligencia y pagaba otro por Capital Federal.

 

 Llevo el dinero del depto. del mexicano hacia el domicilio de Aníbal Fernández con "Máximo “el ex agente de la SIDE.

 

 Fueron dos millones de dólares. Tengo la dirección y los nombres", sentenció.

 

Por su parte, Diego Ferrón declaró que la muerte de su hermano Damián "destapo otras causas, se descubrió lo que es la efedrina, la cocina de Maschwitz, la mafia de los medicamentos y los aportes a la campaña"

presidencial del primer mandato de Cristina Kirchner. "Forza hizo aportes a la campaña por 200.000 pesos".

 

"Yo estuve en las audiencias y allí se nombraron personajes que pueden estar involucrados. 'La Morsa' supuestamente tenía bigotes, era la protección. Hay registros de 600 llamadas a Aníbal, pero cuando fui a hablar

 

con él nunca me recibió, me rechazó siempre. Mi hermano murió y espero que no haya sido en vano todo esto, porque esto lo hizo gente profesional que se confundió en muy pocas cosas.

 

¿Aníbal era el jefe? No sé, no lo puedo probar, pero sí lo escuché, sí lo mencionaron", declaró Ferrón.

 

José Luis Salerno, socio de Sebastián Ferrón y quien está investigado en la causa de la efedrina, declaró que Aníbal Fernández está "muy involucrado en el juicio de la efedrina" y era parte de la banda "oficial" del

 

negocio. "Esteban Pérez Corradi estaba vinculado con Aníbal Fernández y ellos tenían armada la "banda oficial" del negocio. Forza, Bina y Ferrón estaban armando otra banda, le querían cagar el negocio", sostuvo Salerno.

 

Perez Corradi andaba siempre con una notebook conectada a cuentas bancarias, que me las mostró. Él me decía que eran cuentas que manejaban con el Gobierno, que con el negocio de la efedrina lavaban dinero para la campaña

 

"Yo le vendía efedrina a Pérez Corradi, quien en muchas ocasiones quiso comprarme la farmacia o asociarse conmigo, pero nunca quise y le presenté un contacto de otra droguería, porque él buscaba una cantidad que yo no le podía ofrecer.

 

 En agradecimiento, me regaló un auto", agregó.

 

Salerno describió como era el negocio que manejaba Pérez Corradi, prófugo hoy en día y uno de los mayores proveedores de efedrina a los carteles mexicanos.

 

 "Se compraba a China, que estaba afuera de la ley de patente, venia vía naval, llegaba con otro nombre y de ahí iba a Panamá y de ahí a México como destino final. Parte de la cantidad de efedrina que se dice que se

 

vendió es en parte real, pero hay parte que no existió, venía camuflada, se vendió más de lo que se dice", afirmó.

 

"Perez Corradi andaba siempre con una notebook conectada a cuentas bancarias, que me las mostró. Él me decía que eran cuentas que manejaban con el Gobierno, que con el negocio de la efedrina lavaban dinero para la campaña", declaró.

 

Salerno contó el momento que se enteró que la morsa, tantas veces nombrado por el mismo Pérez Corradi, era el actual jefe de gabinete de la Nación.

 

 "Era muy reticente en dar nombres personales, pero cuando le pregunté quién era "la morsa", me nombró a Aníbal Fernández. Yo lo declaro en el juicio del triple crimen y al otro día me llamaron de la Secretaria de Fernández", sentenció.

 

El involucrado en el caso de la efedrina aseguró que nunca quiso contar esto por miedo a la gente que lo rodeaba, pero que tiene fe que todo esto va a salir a la luz.

 

"Yo creo que con la verdad voy a salir adelante. Mi verdad es que hay una corrupción terrible y que mataron y metieron preso a gente que no tiene nada que ver para cubrir esta corrupción. Arruinaron la vida de mucha gente", concluyó entre lágrimas.

 

No es la primera vez que el actual jefe de Gabinete es vinculado con el triple crimen y la ruta de la efedrina.

 

La legisladora porteña Graciela Ocaña, quien fue ministra de Salud del gobierno de Cristina Kirchner hasta 2009, vinculó a Aníbal Fernández con el triple crimen de la efedrina, ocurrido en 2008 y que además se relacionó

 

con la campaña presidencial por el que la Presidenta llegó al poder por primera vez.

 

Por el crimen de General Rodríguez cuatro personas fueron condenadas: los hermanos Víctor y Marcelo Schillaci, y los hermanos Cristian y Martín Lanatta.

 

Se los acusó de privación ilegal de la libertad agravada en concurso real con homicidio agravado por ensañamiento, alevosía y por la participación de más de dos personas.

 

La ex ministra de Salud Graciela Ocaña consideró verosímil la imputación que hizo Martín Lanatta, condenado a perpetua por el triple crimen de General Rodríguez expresando que:

 

 Que resultó "una confirmación de lo que decían muchos en voz baja" y de lo que también se hablaba en ámbitos judiciales.

 

"La Morsa es Aníbal Fernández", repeti Elisa Carrió, como si hiciera propio el hashtag que involucra al actual jefe de Gabinete de la Nación con el tráfico de efedrina y el triple crimen de General Rodríguez, cometido en agosto de 2008.

 

La precandidata presidencial por Cambiemos recordó que hace siete años había revelado, por primera vez, esa misma hipótesis.

 

 "El entonces ministro de Seguridad me trató de loca y gran parte de la sociedad repitió que estaba loca", advirtió.

 

En medio de tanto ruido donde el oficialismo no se sabe cómo despejarse del tema, Aníbal Fernández hablo de una operación, como era previsible, de la cual no podía faltar Clarín  y Jorge Lanatta como culpable pero acusando  directamente a su competidor, Julián Domínguez, de “financiarla”.

 

 El disparo fue leído además como un mensaje al propio Daneil Scioli, colocado también en el centro de suspicacias y acusaciones subterráneas.

 

El implícito de esa mirada sería la inconveniencia de que el jefe de Gabinete gane la pulseada por la candidatura a gobernador, porque sería una carga pesada en campaña.

 

Mientras tanto las amenazas ya comenzaron.

 

Balearon y apedrearon la casa del periodista Jorge Lanatta y el Gobierno salió a cruzar al juez  Bonadio por el caso Hotesur por medio del secretario General de la Presidencia, Wado de Pedro, arremetió contra el juez

 

federal, que fue removido de la investigación tras el allanamiento que realizó a la inmobiliaria de Máximo Kirchner.

 

Lo que no impide al momento que el fiscal federal Gerardo Pollicita investiga nueve pistas contra al jefe de Gabinete y precandidato a gobernador bonaerense Aníbal Fernández por la protección política que habría

 

dado a los autores del Triple Crimen de la efedrina.

 

Hasta ahora tenía 8 pistas principales pero ahora se sumó la entrevista en que Martín Lanatta, condenado a cadena perpetua por el asesinado de Sebastián Forza y sus dos socios, dio al programa “Periodismo Para

 

Todos” apuntando contra Aníbal Fernandez.

 

Pollicita tiene ocho pistas que le envió Carrió y que salieron del juicio oral en Mercedes.

 

1-El ex agente de la SIDE Julio César Pose manifestó que Lanatta “chapeaba” de tener vínculos con Fernández.

 

2-La viuda de Forza, Solange Bellone, señaló que su esposo para que “no lo molestara la policía federal” habló con “La Morsa”, un hombre de bigotes, quien lo atendió en una oficina de gobierno o similar y estaba acompañado de una mujer rubia muy linda que sacó un arma y la puso arriba de la mesa. Allí le pagó “250 mil pesos”.

 

4- En el cruce telefónico surgió que entre los meses de mayo a julio de 2008 hubo 25 llamadas entre un Nextel nro. 1154292479 de Aníbal Fernández y un Nextel que era utilizado por Alejandro Giancristóforo.

 

 A su vez este último registró 668 llamadas con los teléfonos usados por Lanatta. Giancristófaro era asesor del RENAR en la gestión de Andrés Meizner, hijo del ex presidente de Quilmes y aliado político de Aníbal F.

 

5- El testigo Oscar Muñoz también confirmó que Martin Lanatta se jactaba de tener vínculos con Aníbal Fernández.

 

6- En la casa de Pérez Corradi fue secuestrado un pen drive con aproximadamente 200 mails donde se hace pasar por “Jorge Alberto Ocho” para adquirir efedrina de India y de China. En esos mails, hace expresa alusión a sus contactos con la Aduana y pedía que la efedrina le fuera contrabandeada como “pólvora” dado que tenía controles muy estrictos en nuestro país pero él podía “limpiar fácilmente” los papeles agracias a sus contactos con el RENAR.

 

7-El testigo Daniel Refichi afirmó que Lanatta le “presentó a un total Oscar Fernández que dijo ser primo de Aníbal Fernández”.

 

8- El ex comisario Salerno señaló que al otro día de desaparecer Forza Ferrón y Bina recibió un llamado telefónico a su farmacia de la secretaria de Aníbal Fernández y que lo verificó cuando fue indagado en el Juzgado de Zárate-Campana.

 

En un gobierno donde reina la impunidad  como pocas veces se vio en la historia del país, donde el vicepresidente de la nación está procesado y continua en su cargo impunemente, donde se remueven jueces que

 

Investigan a la presidenta y la muerte del fiscal Alberto Nisman a horas de presentar una denuncia contra la primera mandataria aun es un misterio entre otros actos de corrupción como el enriquecimiento ilícito del

 

patrimonio presidencial  las gentes mientras dure este gobierno o si Daniel Scioli candidato oficialista llegara asumir la presidencia las gentes no creen en la justicia que ha demostrado ser funcional al oficialismo

 

proclamando el reino de la impunidad y la corrupción.

 

Ello incita a una inevitable pregunta:

 

¿Seguirá el kirchnerismo protegiendo a Fernández o le soltará la mano, como auguran altos funcionarios del Gobierno?

 

¿El narcotráfico liberado ante tanta impunidad continuara creciendo a niveles alarmantes?

 

¿La justicia actuara libremente impartiendo justicia como espera la nación  o todo quedara en la nada?

 

Pueden hacer sus apuestas.

 

Reservados todos los derechos Santiago Oreggia©

 

https://www.facebook.com/pages/El-periodista-independiente-Santiago-Oreggia/386207751474907?ref=bookmarks.