Menu Big Bang! News
Comunidad

La (¿milagrosa?) dieta del Papa Francisco

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Que el Papa sea argentino nos alimenta el orgullo a todos los que vivimos por estas latitudes, sin embargo Jorge Bergoglio mantiene otra dieta, una que no satisface al ego sino a su estabilidad emocional para poder brindarse con todo ese amor que lo caracteriza como el Sumo Pontífice más bueno de la historia de la humanidad. 

Su Santidad consume aceite de krill como complemento en su desayuno, lo mismo que comen las ballenas. 

Es que las propiedades que se obtienen de este pequeño crustáceo son potenciadoras de la memoria y la vitalidad física, a tal punto que previene problemas cardiovasculares y de hipertensión. 


Claro está que Francisco no se molesta por su apariencia física, por eso utiliza atuendos austeros en comparación con otros eclesiásticos que ocuparon ese lugar. Además, sabe que su verdadero don es algo que no se ve con los ojos humanos, algo tan imperceptible como el krill, que mide apenas cinco centímetros. ¿Una dieta milagrosa?