Menu Big Bang! News
Comunidad

Lo que amo de Argentina

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Pensaba en ese cantito con tintes de resentimiento que una minoritaria parte de la hinchada argentina cantaba en un centro comercial chileno y comencé a recordar lo que más me gusta de Argentina.

 

Una foto publicada por Jorge Paredes (@mandrakecl) el

Comencé a cruzar de muy niño, primero con la familia en interminables vacaciones que transcurrían entre camioneta, playa y parrilla. El viaje más entrañable para mí fue el 2006 cuando aparecimos por ahí en Trevelin y nos fuimos por Mendoza, cientos de kilómetros recorridos conociendo lugares hermosos y muy buena gente. Esquel, El Bolsón, Bariloche, Piedra del Águila, El Chocón, Neuquén, Villa Regina, Bahía Blanca, Pehuen-co, Necochea, Mar del Plata, Buenos Aires, Luján, Junín, San Luis, Mendoza…

Pasaron los años y mi amor por Argentina fue creciendo, entre malabares conocí más de la gastronomía, sus referentes y la linda y sabrosa mezcla que provoca el maridaje. Comencé a viajar con amigos, cruzamos religiosamente durante 5 años consecutivos para nuestras fiestas patrias, ¿se dan cuenta lo incoherente? viajar fuera de tu país cuando se celebra la patria.

 

Una foto publicada por Jorge Paredes (@mandrakecl) el

 

Así me fui enamorando de su gente, gastronomía, teatro y televisión, sí… su televisión. Pese a que un gran número de argentinos la defenestra, para un chileno como yo que le gustan los medios resulta atractiva la oferta programática que tienen y la amplia línea editorial que manejan. Algo impensado en nuestra tv local.

 

Una foto publicada por Jorge Paredes (@mandrakecl) el

Quizás lo más entrañable para mí ha sido el buen trato que siempre me han dado los argentinos,  sus indicaciones cuando no encontraba un lugar, una recomendación para comer o beber, un calientito mate en una mañana fría, entre otras muchas cosas lindas.

 
 
 

Una foto publicada por Jorge Paredes (@mandrakecl) el

 

Una foto publicada por Jorge Paredes (@mandrakecl) el

Por todo lo anterior es que no encuentro sano cuando este tipo de cánticos sobrepasan el folklore futbolero, porque se están tocando temas que nada tienen que ver con lo que ocurre dentro de la cancha. No lo considero un aliento para un equipo, muy por el contrario un agravio para un vecino, de ambos lados digo.

No me olvido de los ridículos y vergonzosos cantos al trote del ejército chileno hace un par de años, ni el de toda una barra chilena en Mendoza enrostrando el conflicto por Malvinas. Pero creo que debemos acordarnos de dónde venimos y sobre todo de hacia dónde queremos llegar y los medios no pueden seguir haciendo eco de esto, creo que ahí su responsabilidad es neutralizar y no echarle más leña al fuego.

 

Una foto publicada por Jorge Paredes (@mandrakecl) el

Dejemos atrás el resentimiento y disfrutemos las bondades que ambos países tenemos, más allá del fútbol y una copa.

Desde Santiago de Chile con amor.