Menu Big Bang! News
Comunidad

Los frecuentes errores que no deberíamos cometer con nuestros perros

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ellos son parte de nuestra familia, nos alegran nuestros días, pero sabemos que hay comportamientos nuestros que no les hacen bien? Los errores más frecuentes que cometemos con nuestras mascotas, por más que sean muestras de amor, son malos hábitos que necesitamos detener antes de arruinar la relación con nuestro amado perro o causarle un mal.

1. Tratas a tu perro como a un bebe

Si tratas a tu perro como si fuera un bebe, le hablas como a un bebe, duerme en tu cama, lo mimas todo el día con juegos, palabras dulces puedes ser riesgo para tu perro.

Tu perro tiene que comportarse como un perro, porque está escrito en su ADN. Y como todos los perros, él quiere correr, perseguir cosas, usar su nariz para rastrear.

Tu "bebé" es también un animal social y de manada que necesita una estructura jerárquica y una disciplina en su vida para sentirse realizado y no se sentirse frustrado. 
No hay nada malo en mostrar tu amor al perro, pero recorda: tu perro necesita primero ejercicio, luego disciplina y por último el afecto.


2. Tu perro no tiene un trabajo y está aburrido

Muchos de los problemas de comportamiento del perro vienen del aburrimiento. Masticar la alfombra de casa, destrozar muebles y zapatos, correr en círculos alrededor de la casa o mostrar signos de agresividad pueden ser señales del aburrimiento del perro.

En la naturaleza, desde cachorros, los perros tienen que trabajar para conseguir su comida, tienen que cazar o pasar hambre. Cuando el instinto natural del perro no es libre de expresarse el perro se frustra y desde ahí pueden empezar numerosos problemas de conducta. 
Entonces lo que puedes hacer es proporcionar a tu perro un trabajo: ejercicios de obediencia, paseos, juegos de rastreo o interactivos u otros trabajos en los que el perro pueda aprovecharse de sus instintos naturales. 
Rápidamente veras como tu perro se pone feliz y entregado.

 

3. El perro te trata como a un compañero de juegos

Tenes que ser el líder de la manada a los ojos de tu perro. Tu perro necesita reglas y normas y un “jefe de la manada”.

Como dueño tienes la responsabilidad de guiar a tu perro y educarlo para que respete las normas que vos le enseñas. Tu perro espera que seas vos quien fijes el lugar que debe ocupar en el grupo social que es la familia y que vos te comportes de forma consecuente como jefe del grupo.
Tu perro necesita saber exactamente lo que debe o lo que no debe hacer y es tu responsabilidad dar a tu perro las pautas de lo que es un comportamiento adecuado.
Si todo esto falta y no le pones remedio a tiempo, será tu perro quien determinara las reglas del juego y se convertirá en el jefe absoluto de la casa.

 

4. Comunicas con tu perro a través de palabras

Al perro le da igual si hablas en español, en chino mandarín o en inglés. Entre ellos los perros comunican con un lenguaje preferentemente corporal.
Intenta reducir la cantidad de palabras que usas cuando “hablas” con tu perro, y hace que sea tu mente, tu corazón y tu cuerpo quien se comunica con él.

 

5. Estás tenso y nervioso cuando estas con tu perro

Los perros tienen una grandísima capacidad a entrar en sintonía con nosotros. Saben cuándo estamos tristes, cuando estamos enfadados, nerviosos o tensos. 
Por esto cada interacción con tu perro tiene que ser tranquila y relajada. Mantente sereno y con la mente libre y escucha a tu perro, él siempre te está intentando decir lo que quiere.

Las necesidades de tu perro son realmente muy simples, y si cumple con ellas tendrás una relación feliz y armoniosa.