Menu Big Bang! News
Comunidad

El día que hice un gol con orteguita

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

MEMORIAS DE UNA PRODUCTORA DE TV

Corría el año 2006, trabajaba en “Mañanas Informales” haciendo el trabajo de llenar el espacio con invitados. Hacia poco Ariel Ortega había confesado su problema adictivo al alcohol y en ese momento habia arreglado con Passarella (técnico de River) irse a Chile para comenzar un tratamiento. (cosa que en verdad nunca nos quedo en claro muy bien si realizo). Se me acerca en un corte del programa, Gastón Recondo, en ese momento, encargado de la parte deportiva del envío y un poco amigo, hoy, lejano, desdibujado, e insoportable. Me dice, te doy el celular de Ortega, llámalo de mi parte e invítalo al programa para que venga a contarnos lo que le sucede. Yo no lo llamo porque soy padrino de uno de sus hijos y se va a ver comprometido. OK, gracias. Yo soy de River y tener que hablar con Ortega por teléfono, iba a significar una emoción especial, como alguna vez lo fue hablar por ejemplo con Francescoli o con Almeyda a La Lazio para darle una sorpresa a Dalma Maradona. (anécdota que ya contare). Marco el número, Ariel me atiende amablemente y le digo, “mi nombre es Nora, trabajo en Mañanas Informales y te llamo de parte de Gastón, en realidad te molesto para preguntarte si es posible tenerte en el programa.” A lo que Burrito me contesta:”Mira, no es un buen momento, ahora estoy llevando a mi hijo al colegio, y después tengo que empezar el tratamiento, si voy al programa me veo en la obligación de tener que ir a muchos mas y así las cosas no van a salir bien, hablemos mas adelante, te prometo que cuando todo pase será el primer lugar a donde voy a ir”. Le dije:”Bárbaro Ariel, no te preocupes, de verdad que lo mas importante es que estés bien, mas adelante te vuelvo a molestar, cuídate mucho y gracias por tu amabilidad”. Paso el tiempo, digamos que menos de un mes, Gastón vuelve a la carga, llamalo a Ariel. Esa mañana había salido en los diarios que Passarella había decidido poner en el banco a Ortega (que en todo ese tiempo no había jugado), el domingo frente a San Lorenzo. Decile que venga el lunes, si Passarella lo pone en el banco quiere decir que esta bien. (sabemos que no es exactamente así la cosa, pero en la cabeza de Gastón las cosas eran sinceramente muy básicas). Lo llamo, “hola Ariel,”” hola como estas”, ya me había reconocido la voz, porque entre la primera llamada y esta ultima, habían habido unas cuantas mas, y le explico:”Mira leímos hoy a la mañana que el domingo frente a San Lorenzo irías al banco, además de hacernos muy felices, quiero que sepas que soy de River, nos encantaría que el lunes puedas estar con nosotros”. Me contesta:”Pero no se la verdad si voy a estar en el banco, Daniel no me hablo todavía”. Y sentencio:”Bueno, hagamos una cosa, te apuesto algo, Passarella te va a poner en el banco, en el segundo tiempo te va a hacer entrar, y como si nada, vas a hacer un gol, si?, si pasa eso gano la apuesta y el lunes venís al programa, si no, no, te parece ?. Ariel se puso a reír. Y me dijo:”Esta bien, quedamos así, prometido”.   (relato en ingles)  Cuando ese programa termino, le cuento a Jorge y a Gastón de mi charla con Ortega, o sea que quedamos que si pasaba lo que yo había tirado al aire, el lunes tendríamos a Ariel en el piso.    Viene el fin de semana, igual que siempre, viernes descansar un poco en mi depto. Y sábado a San Martín, para estar con los viejos, hasta el domingo después del almuerzo. Después era hacer el bolso, y volverme a casa. Prender la tele, la radio, y la compu. No sentirme sola. En definitiva. Mientras estoy frente a la compu, escucho por radio el partido de River – San Lorenzo, y la tele permanece prendida pero muda, con la cámara puesta en las hinchadas (ya sabemos de ese afano). Era el 10 de noviembre de 2006, ni hablar del equipo de River, en el primer tiempo ya ganaba tres a cero con dos goles de Zapata y uno de Farias. Llovía intensamente. Carrizo le había atajado un penal a Saja (de paso, dato simplemente para no olvidar). Termina el primer tiempo. Salen a jugar el segundo, creo que en el entretiempo llame al viejo para saber si lo estaba escuchando, no recuerdo muy bien si me dijo que si, que era lo mas normal, tal vez entre sueños, como solía hacer los domingos a la tarde, de todas maneras cumplí en informarle que River iba ganando 3 a 0 y no era un sueño. Empieza el segundo tiempo, la lluvia se hacia mas intensa, y no va Passarella y decide hacer entrar al Burrito. Todo bien, siempre fue una emoción verlo en la cancha. Y no va que el pibe con gambetas, quiebres de cintura se iba metiendo por la defensa de San Lorenzo, ve a Saja un poquito adelantado y la mete de emboquillada. Y no va que se saca la camiseta, feliz como nadie, se abraza a sus compañeros. Y no va que sucede aquel famoso abrazo con Passarella, como de un hijo a un padre.     Oh dios, me digo, se que no soy vidente ni bruja que me salen algunas cosas de puro deseo o intuición, pero esto no. El marcador lo cerro Farias y el y partido termino 5 a 0. Felicidades totales. Y no va que Jorge (Guinzburg) me manda un mail haciéndome recordar la apuesta y contándome que Ortega había hecho un gol. Y bueno, había que tomar la decisión, espero más o menos dos horas después del partido, seguía lloviendo, por lo menos en Caballito en donde yo estaba. Y me decido a llamar a Ortega al celular con la infinita esperanza de que no me atendiese. Y no va que me atiende:”Hola Ariel, soy Nora de Mañanas Informales”. Te acordas de nuestra apuesta ?..”Si claro, que me acuerdo, me vas a tener que llamar todos los viernes de ahora en mas así sigo haciendo goles”. Y que quieren que les diga. Pudo mas mi hincha de River que la Productora y se lo dije:”gracias, fue un golazo, y es una emoción enorme verte tan feliz al festejar”. Bueno, pero volviendo a la realidad. Ariel me dijo que en verdad no podía cumplir la apuesta. Que todavía no estaba del todo bien (menos mal, no?) y que me volvía a jurar que al primer programa de televisión al que iría era el nuestro. No quise sacarle mas tiempo, era domingo, acababa de jugar un partido increíble, llovía, todo bien, pero es lo que pude explicarle a Jorge.     (foto tomada con el celular en la tele en un partido despedida al Burrito en el interior del pais)  Me gusto tener esa intuición, jugarme para lograr una nota, reírme con Ortega, leerle el pensamiento a Passarela, que River le ganase a San Lorenzo 5 a 0 y que Carrizo le atajase un penal a Saja.(de paso esta bueno decir que comenzaba a nacer otro ídolo mas en el arco de River). El lunes no vino Ortega al programa, ni en lo que quedaba del año. Mi ciclo como productora del programa se termino, ya no estuve ni el el 2007 ni el 2008 (año en que falleció Jorge). El en 2007 vi a Ariel sentado en el living del programa, y si bien me hubiese gustado estar ahí, yo se que de alguna manera y ya metida en otro programa, y otro canal, algo tuve que ver. GRACIAS BURRITO. Escribo esta anécdota a pocas horas de tu retiro del futbol. Y como dice Costa Febre en el relato de aquel gol “TE VAMOS A QUERER HASTA EL FINAL DE NESTRAS VIDAS”.