Menu Big Bang! News
Comunidad

Tips para analizar el color de los vinos tintos

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El primer consejo es saber cómo observar el color del vino. Sosteniendo la copa por el tallo o pie entre pulgar y el  i n d i c e   a fin de ver claramente el vino hay que colocar la copa frente a un mantel o fondo totalmente blanco y con una inclinación aproximada de 45 grados. La claridad del vino, la brillantez, y la profundidad de su color se observarán mejor mirándolo desde arriba. Esto también nos permitirá examinar el color, el matiz, la concentración cromática y los matices del menisco.

Para hacer vino tinto, las uvas rojas se aplastan y el mosto pasa parte o la totalidad del periodo de fermentación y, en muchos casos, un periodo de maceración previo o posterior a la fermentación, en contacto con las pieles u hollejos. Toda la materia colorante, además de múltiples compuestos saborizantes y taninos, se encuentran en los hollejos de las uvas y la fermentación y maceración se encargan de liberarlos.

Una vez que tenemos las condiciones adecuadas para la observación ya podremos apreciar los siguientes matices:

• El tiempo de extracción de materia colorante durante la maceración del hollejo con el mosto depende del grado de insolación que haya tenido la uva durante su período vegetativo.

• El vino, en su primera época, muestra un color sólido e intenso. Con el paso de los años se abrirá ligeramente debido a que las moléculas del color tienden a soldarse unas con otras haciéndose más gruesas (pasando del estado soluble al coloidal y de éste al insoluble, precipitándose al fondo del tonel o botella; son los inofensivos posos que muchos confunden con la química).

• Un tinto con reflejos brillantes y ribetes bermellón-rosáceos vendrá de zonas septentrionales y tendrá una acidez elevada.

• Un tinto de tonos violáceos con atisbos marrones descubre un origen de climas cálidos.  En definitiva, el color del vino dependerá del tipo de uva, de la maceración de los hollejos, la madurez de la  uva, la duración de la crianza en madera y de la vejez en botella.En la cata de vinos no sólo se utiliza el paladar para degustar, sino el olfato y la vista. De ahí que el lugar ideal para hacer la cata debe ser bien iluminado, aireado, silencioso, carente de olores y a temperatura media.

Ffuente: http://www.catadelvino.com/