Menu Big Bang! News
Comunidad

Tips para ocultar ciertos "defectos estéticos"

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Verte bien es un aspecto fundamental para sentirte bien contigo misma. Y aunque parezca increíble, cuidar la estética es cuidar la salud, porque además de estar saludable es preciso tener un buen aspecto. Si bien hay defectos que no se solucionan de un día para otro, lo cierto es que a la hora de un compromiso impostergable, puedes aplicar las siguientes técnicas naturales que te ayudarán a ocultar esos antiestéticos defectos que tanto detestas. Todos los productos descritos en cada fórmula puedes conseguirlos en tiendas dietéticas, herboristerías, supermercados, farmacias y perfumerías; el resto es cuestión de práctica.

Párpados irritados: Tener los párpados enrojecidos es un problema bastante frecuente, que, no obstante, tiene fácil solución: prepara una decocción de aciano con un poco (muy poco) de borato de sodio, aplicándola en compresas sobre los párpados; si no tienes aciano puedes utilizar compresas de té fuerte, que también reducen la irritación de los párpados.

Bolsas bajo los ojos: Si tu problema son las antiestéticas ojeras, te proponemos el siguiente remedio: disuelve un puñado de sal gruesa en agua caliente, aplica luego compresas empapadas en ese agua (que no quemen) sobre las bolsas durante 8 ó 10 minutos (procurando que el agua no toque a los ojos). Verás cómo se reduce sensiblemente la hinchazón.

Arrugas faciales: Para mejorar sensiblemente las arrugas del rostro existe un tónico ideal. Debes mezclar a partes iguales: zumo de limón, cerveza y agua de rosas. Pasa un algodón mojado en la mezcla sobre la cara y deja que se seque al aire. No olvides que sus efectos son transitorios.

Dientes amarillos: Para el antiestético problema de las manchas dentales existe una sencilla y natural receta: cepíllate con polvo de tomillo. También puedes hacerlo con carbón de berenjena, que se obtiene quemando al fuego o al grill una berenjena.

Manos resecas: Mezclando una cucharadita de caolín con otra de aceite de almendras dulces y una yema de huevo, obtendrás una crema excelente para cuidar y suavizar las manos. Frótatelas con esta mezcla y deja que se sequen; a continuación acláralas con agua tibia. Las personas a quienes tengas la costumbre de acariciar notarán la diferencia.