Menu Big Bang! News
Comunidad

Trucos infalibles para jugar con el perro

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los canes aburridos no son animales felices, por lo que necesitan juegos con los que estimular su mente

Los perros aburridos no son perros felices. Estos trucos y juegos ayudan a combatir su tedio.

Elegir bien los juguetes. Los juguetes no son un lujo para los canes, sino una necesidad. Contar con una variedad de juguetes puede resultar de gran utilidad para acabar con su aburrimiento.

¿Blandos o pelotas? Hay perros que prefieren los juguetes blandos, otros que optan de mayor agrado por las pelotas y algunos enloquecen con los muñecos que hacen ruido. Hay que tener en cuenta sus preferencias al elegir los juguetes más adecuados para él.

Jugar con comida, ¡es divertido! ¿Quién no disfruta de un buen plato de comida con sabores nuevos y de recetas caseras elaboradas con cariño? En esta tarea pueden ayudar hacer galletas caseras y hasta seguir varios trucos para rellenar el juguete kong con los más ricos y sabrosos bocados caninos.

Juguetes sabrosos. Los juguetes interactivos para hacer más estimulante la comida del perro están de moda. Además, son una divertida y saludable forma de activar su mente. Bolitas de pienso ocultas en tubos, que el animal necesita sacar con sus patas, y hasta comedores con forma de puzle sustituyen a los cuencos tradicionales. De esta manera se ejercita la mente de la mascota ¡y se divierte!

Olores divertidos. Es habitual infravalorar cómo de importante es la nariz para los canes. Sin embargo, una de las razones por las que un perro disfruta tanto de los paseos al aire libre se oculta en su olfato: los olores disparan su mente. ¿Algunas ideas? Crear una pista de rastreo y jugar a buscar un escondite muy oloroso.

Enseñarle nuevos trucos. Los canes son animales inteligentes que también necesitan sentirse útiles y saber cosas nuevas. Trucos, como aprender a sentarse, enseñarle a no tirar de la correa o entrenarle para que acuda cuando se le llama, pueden ser valiosas herramientas de educación ¡y muy divertidas para el perro!