Menu Big Bang! News
Deportes Torneo Largo

Chicago ganó pero igual descendió; se quedan Huracán y Temperley

El equipo de Mataderos dependía de un milagro para quedarse en Primera: estaba obligado a ganar y a esperar que sus rivales directos. No se dió y la temporada que viene volverá a la B Nacional.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El Torito de Mataderos necesitaba de un milagro, que nunca llegó. Nueva Chicago precisaba ganar su partido contra Quilmes y esperar a que Huracán o Temperley no sumaran frente a Belgrano de Córdoba y Argentinos Jrs respectivamente. El verdinegro cumplió con su parte, ya que derrotó al cervecero 2 a 1, pero sus rivales directos empataron sus partidos y lo mandaron a la B.

Chicago consiguió su sexta victoria consecutiva. Comenzó ganando a los 10’ de primer tiempo con gol de Alejandro Gagliardi, quien se convirtió en uno de las revelaciones del torneo y en figura de su equipo. Empató el eterno “Chapu” Braña para Quilmes y, después de una interrupción de diez minutos a causa del temporal, selló el resultado Mauricio Carrasco para los dirigidos por Rubén Forestello, que jugarán el campeonato que viene en la B Nacional.

El Globo es de Primera

Huracán es un equipo extraño. Está en semifinales de la Copa Sudamericana y con grandes chances de acceder a la final después de haberle ganado a River 1 a 0 en el Monumental. Pero en el torneo local no paró de penar, y llegó a esta situación inesperada.

El resultado que necesitaba era un empate o un triunfo, pero la tarde empezó mal: un gol del “Chino” Lucas Zelarayán abrió el marcador para el “Pirata”. En una jugada más que polémica, el “Chiqui” Claudio Pérez, de impecable campeonato, marcó un gol en contra para el gol del Globo.

Con este resultado, todos contentos. Huracán espera el partido de vuelta por la Copa Sudamericana con la mente fría y Belgrano espera su partido por la Liguilla Pre-Libertadores contra Racing sin presiones.

Temperley, en cero

El caso del Gasolero era el mismo que el de Huracán. No podía perder. Y no lo hizo. Empató 0 a 0 con Argentinos Jrs en un partido en el que no pasó nada para destacar. Así de simple. El Celeste y el Bicho jugaron a no jugar. Y cada uno tuvo su premio. Temperley la permanencia tan anhelada en Primera y la AAAJ un punto más en una campaña que no fue nada buena.