Menu Big Bang! News
Deportes El partido contra Tigres

Con confianza, Gallardo verá la final desde la Tribuna

El Muñeco se ha manifestado “casi ganador”  en la previa de la segunda final. Confirmó ante la prensa a los once titulaes que buscará ganar la Copa Libertadores después de 19 años. No podrá entrar al campo después de la expulsión, pero si dará la charla técnica a sus jugadores en el vestuario. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Marcelo Gallardo desborda confianza de cara al segundo duelo por la final de la Copa Libertadores entre River y Tigres en el Monumental. El Muñeco no podrá estar presente por haber sido expulsado en el encuentro de ida. ¿Su optimismo desbordante llegará a los jugadores?

Una vez terminado el partido de ida jugado en México, el entrenador se mostró coherente, como lo hace habitualmente, pero a la vez confiado, manifestado que “Ojalá podamos definir esta serie con nuestra gente. Estamos ante una linda posibilidad. Este grupo de jugadores ha hecho un esfuerzo muy grande para llegar a esta instancia”.

La confianza del Muñeco

Otro indicio que potencia su confianza fue el que mostró el lunes en la conferencia de prensa del lunes, manifestando y explicando sin problemas que Fernando Cavenaghi será titular ante Tigres al igual. Sin problemas le confesó a la prensa, algo poco habitual, los once titulares que buscarán ganar la Copa Libertadores después de 19 años.

“Cavenaghi está con muchas ganas”, declaró el Muñeco en la previa. 

“¿Quieren saber los once? Barovero; Mayada, Maidana, Funes Mori, Vangioni, Sánchez, Kranevitter, Ponzio, Bertolo, Alario y Cavenaghi”, soltó sin prejucios ni miedos. Vale tener en cuenta que no podrá tener a Mercado, suspendido. Mora y Tabaré Viudez, lesionados, fueron descartados. 

La expulsión ante Tigres le impedirá estar presente dentro del campo de juego, dándole indicaciones a sus dirigidos. "Nadie me va a impedir no estar. Es mentira que no voy a estar en la charla; no estaré en el banco, pero voy a estar", expresó.

La confianza desbordada por el entrenador llega a los hinchas que pagan reventas ilegales millonarias por ver a su equipo campeón. El Muñeco, que ya ganó la Copa como jugador en 1996, querrá volver a hacer historia, ayudado por su confianza ciega.