Menu Big Bang! News
Deportes mala racha

Con los pibes no alcanza: el equipo de Martín Báez está a la deriva

Se trata de Boca de Río Gallegos, presidido por el hijo de Lázaro. En el primer partido tras la detención del empresario, fue goleado 5 en un encuentro de la liga local. En su época de esplendor, llegó a manejar un presupuesto de 4 millones de pesos. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Boca de Río Gallegos, el equipo de fútbol que preside Martín Báez, fue goleado hoy por 5 a 1 en el primer partido oficial después de la detención de su padre, el empresario Lázaro Báez, a raíz de las investigaciones por lavado de dinero.

Boca de Río Gallegos cayó por goleada en su primer partido tras la detención de Lázaro.

Boca perdió contra Ferro, el equipo ligado al tren de Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF), en un encuentro de la primera división de la liga local de fútbol.

Con una formación repleta de juveniles, que demuestra el mal momento económico de la institución, el cuadro de los Báez fue ampliamente superado por su rival, que ya en el primer tiempo se imponía 3 a 1 y evidenciaba serios errores defensivos del conjunto local.

El presidente del club es Martín Báez. 

El encuentro se llevó a cabo en la sede del club Hispano, donde Boca hace de local porque no tiene cancha propia, pese a que durante años manejó presupuestos millonarios y tuvo el aval expreso de las compañías del empresario K.

“Tenemos muchos chicos jóvenes y la intención de llevar el equipo a lo que era antes, pero a partir de las divisiones inferiores y sin traer gente de afuera”, sostuvo Gabriel Ceballos, preparador físico del equipo.

Cuando Lázaro Báez estaba en su esplendor el club llegó a manejar un presupuesto de 4 millones.

Ceballos mencionó que “ahora, el club se maneja con fondos propios, básicamente de las cuotas de los socios”, para luego agregar que “se está haciendo un trabajo paciente y a largo plazo, junto con el técnico Ariel Pérez”.

Según su preparador físico, hoy el club "se maneja con fondos propios"

También señaló que “en la parte futbolística del club” no se habla sobre los problemas judiciales de Martín y Lázaro Báez, porque “nuestra tarea es crecer día a día más allá de otro tipo de circunstancias”.

En el club de los Báez todo era prosperidad mientras las empresas familiares manejaban millones de fondos de obra pública y pauta publicitaria estatal.

Fuentes allegadas a la institución recuerdan que a partir de 2011 se armó un plantel con los mejores jugadores de fútbol de la liga local y otros traídos de afuera.

Las cerca de 15 contrataciones que se hicieron tenían una particularidad: los futbolistas y varios empleados cobraban sus sueldos a través de la empresa Austral Construcciones, la misma que ahora es investigada por lavado de dinero.

Los futbolistas cobraban sus sueldos a través de la empresa Austral Construcciones.

“Algunos cumplían unas horas de trabajo en la empresa, pero otros no trabajaban allí, sino que cobraban por jugar al fútbol en el club”, afirmó una persona cercana a la entidad.

La misma fuente mencionó que Boca llegó a manejar un presupuesto de 4 millones, pagando sueldos de entre 15 y 20 mil pesos, algo que sólo pudo ser imitado por el club Boxing, vinculado a Máximo Kirchner.

El presupuesto que manejaba era sólo equiparado por Boxing, vinculado a Máximo Kircnner.

Boxing tuvo su momento de mayor apoyo económico a través de empresas ligadas al Gobierno Nacional durante el kirchnerismo, cuando Boca había empezado a caer en una debacle financiera y futbolística.

De jugar el Torneo Federal B con profesionales, Boca pasó de nuevo a la liga local con jugadores juveniles, y sus ingresos se redujeron a la recaudación de su masa societaria —unas 250 personas—, y a los ingresos por el uso del gimnasio y las disciplinas amateur.

Sus ingresos se redujeron a la recaudación de su masa societaria y a los ingresos por las disciplinas amateur.

El club conserva su imponente sede de la avenida Presidente Néstor Kirchner, aquella que es amadrinada por Cristina Fernández, quien estuvo en su inauguración junto al difunto presidente de la AFA, Julio Grondona.

Cristina y Grondona participaron de la inauguración de su sede, en 2011. 

Pero el presente de la institución dista mucho de aquellos momentos de opulencia, y se asemeja más al modesto equipo de jóvenes que hoy perdió por goleada, mientras el presidente de la entidad y su padre tratan de gambetear el accionar judicial.