Menu Big Bang! News
Deportes Fútbol

El DT alemán Jürgen Klopp, un loco suelto en Liverpool

El DT alemán que hace reír a todo el mundo del fútbol debuta en Inglaterra. Con un carisma especial, un gran talento para dirigir y una locura increíble, Klopp se puso una nueva meta en su carrera, levantar al Liverpool y sacarlo campeón de la Premier League. El compilado con sus mejores locuras.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Llegó el día. Jürgen Klopp, el DT reconocido como el “más gracioso del fútbol mundial”, tiene una nueva aventura en su vida. El alemán de 48 años, conocido en el mundo del fútbol por sus “locuras”, se puso una nueva meta en su carrera: dirigir y despertar a un dormido Liverpool que desde la temporada 2011-2012 no logra levantar ninguna copa. A pesar de que Klopp reconoce que no será “tarea facil”, el germano tiene la ilusión de repetir su excelente paso por el Borussia Dortmund. Su debut es frente al Totenham. 

Jurgen Klopp llega al Liverpool con la expectativa de despertar al gigante dormido. 

Con una sonrisa siempre presente en su rostro y con los dientes apretados, “Kloppo” (como lo apodaron sus jugadores), demuestra que en el fútbol se pueden hacer las cosas bien estando “un poco loco”. Como futbolista no hay demasiado para destacar. Luego de pasar por equipos amateurs, Klopp, que en ese entonces tenía 22 años, se probó en Mainz 05 y quedó. A pesar de que el quería ser delantero, los directivos del club lo ficharon como defensor. Hizo una carrera discreta como zaguero central. 

Jugó en el Mainz, de la segunda división alemana, club donde debutó como entrenador. 

Relatando por las cosas que tuvo que pasar como jugador, el propio alemán comentó: “En mi carrera de futbolista nunca pude llevar a la cancha lo que tenía en la cabeza. Tenía el talento para jugar en 5ta y la mente para estar en la Bundesliga. El resultado fue una carrera en Segunda división”.

Cuando asumió en el Borussia Dortmund, el club estaba al borde de la quiebra. 

A los 33 años decidió dejar de “tirar la pelota a la tribuna” para ponerse el buzo de director técnico. Así fue que en el 2001 el alemán quedó al mando del primer equipo de Mainz, club al que hizo ascender a la Bundesliga e incluso le hizo jugar una Europa League. En el 2008 dejó su cargo ya que el equipo descendió y no puedo hacerlo ascender nuevamente.

Al frente del Dortumnd, el equipo ganó dos Bundesligas y llegó a la final de la Champions. 

Con renombre por los logros en el humilde Mainz, en 2008 Klopp  agarró a un Borussia Dortmund al borde de la quiebra y peleando el descenso. El “DT de las gorras raras” era la solución, por eso los directivos de “los negros y amarillos” optaron por llamarlo. Con una personalidad que llamó la atención de todos los jugadores del Dortmund y una gran personalidad envuelta de locura y gracia, el alemán logró hacer cosas increíbles con este club: las dos primeras temporadas jugó y logró grandes resultados en las copas europeas. El 2011 y 2012 fue campeón de la Bundesliga y le ganó la Supercopa de Alemania al Bayern Múnich. Además en el 2013 llegó a la final de la Champions.

Mirá las locuras del DT:

En este equipo no sólo ganó, sino que también consiguió el cariño de la gente. Carismatico, el DT hizo reír a todo el país europeo con sus locuras y hasta lo apodaron “el loco de los dientes apretados” porque cada vez que se enojaba con una árbitro, el técnico realizaba esa acción: “Cambiaría eso si pudiera -dice Klopp-. Me gustaría ser más tranquilo. Bueno, esto de la cara… No sé por qué pasa. Siempre aprieto los dientes. Cuando veo un nene pequeño, un bebé, aprieto los dientes. Resulta horroroso, el nene empieza a llorar y tengo que irme. Con los árbitros, es parecido. Pero cuando estoy exultante de alegría tengo un aspecto muy similar. A veces me da miedo esa cara, pero la conozco desde hace 45 años. Se sobrelleva”.

A pesar de haber cosechado grandes resultados, Klopp decidió abandonar el equipo alemán y embarcarse en una nueva aventura: debutar en el fútbol inglés y dirigir el Liverpool, equipo que necesita despertarse y comenzar a ganar para lograr conseguir algún título (cosa que no hace desde la temporada 2011-2012).

Así lo despidieron en el club alemán: