Menu Big Bang! News
Deportes Revelaciones

El día que Bielsa quiso agarrarse a trompadas con su traductor

Fabrice Olszewski, el traductor del técnico argentino durante su paso por el Olympique de Marsella, reveló secretos de “El Loco” en una entrevista. Mirá las intimidades que contó.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hubo un día en que Marcelo Bielsa amagó con agarrarse a trompadas con uno de sus colaboradores. Lo reveló el traductor que tuvo el argentino cuando fue director técnico del Olympique de Marsella. Fabrice Olszewski, una especie de “soplón de los más íntimos detalles”, fue el interlocutor en las conferencias de prensa de “El Loco” Bielsa, algunas divertidas y otras polémicas, como la última en la que decidió renunciar como entrenador.  

Bielsa renunció después de jugar la primera fecha del torneo. 

Fabrice Olszewski recordó que una vez Bielsa lo invitó a pelear luego de un entrenamiento. Ese día, el traductor le había reprochado el modo de dirigirse a los futbolistas, acusándolo de que había abusado de su poder. “Un día, enojado, Bielsa dijo: 'no tendría que haber firmado con este club'", reveló el ex colaborador. 

"Pensé que quería hablar, pero se acercó y me dijo: 'Vamos, esto se va a resolver a golpes de puño porque es la única manera de resolverlo'. Yo estallé de risa y me fui. Después me ofreció disculpas, yo también y el tema se resolvió muy fácil", recordó el intérprete, durante una entrevista con Canal+ Sport de Francia.

Bielsa pide un aplauso para el traductor

Olszewski agregó  que el rosarino "es una persona agradable", aunque consideró que "se deja llevar por su personaje”.

“En una ocasión le dije: 'Usted es comparable con (Vincent) Van Gogh. Es un genio, pero a nivel de las relaciones humanas es más complicado'. Él consideró la comparación muy halagüeña", recordó.

La confesión del traductor en Canal +

El traductor reveló detalles y los motivos por los cuales el entrenador abandonó Francia. "Hay jugadores que él quería mantener de forma primordial y que se marcharon. Yo sabía que no iba a quedarse, no era posible que lo hiciera, no podíamos continuar así”.