Menu Big Bang! News
Deportes Juegos Panamericanos

Histórico: medalla de bronce en maratón

El marplatense Mariano Mastromarino obtuvo la medalla de bronce en Toronto. Es un hecho histórico para el deporte argentina en la disciplina emblema del olimpismo. Corrió los 42K en 2h 17m 45s. Titánico. Desde los Juegos de 1951 que no se obtenía medalla en Maratón. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El circuito no ayudaba. La temperatura alta y la humedad convierten la prueba de Maratón 42 K en una auténtica prueba de supervivencia. Pero nada de eso importó. Mariano Mastromarino ganó la medalla de bronce en esa disciplina Panamericana. Un hecho histórico. El tiempo final fue de 2h 17m 45s, que no le alcanza para ir a los JJOO de Río de Janeiro apenas por 45 segundos pero que representa un logro en la historia deportiva argentina. Quedó primero el cubano Richer Pérez, con un tiempo de 2:17.04 y segundo el peruano Raúl Pacheco, quien llegó nueve segundos más tarde que el primero.

El entrenador del deportista argentino, Leonardo Malgor, confirmó que buscará el pasaje olímpico en Valencia. La carrera tuvo un desenlace dramático. Debido a las controvertidas condiciones climáticas, hubo cuatro abandonos. El marplatense venía cuarto y, a falta de 2 kilómetros, pasó al corredor mexicano. Antes de cruzar la meta se arrimó a saludar a su entrenador y se tropezó. Pero finalmente se consagró. Es apenas el tercer podio argentino en Maratón de la historia. Para buscar el anterior hay que remontarse hasta 1951, cuando Delfo Cabrera ganó Oro y Reinaldo Gorno fue Plata en los Juegos de Buenos Aires. 

“El Colo” Mariano Mastromarino obtuvo medalla de bronce en Maratón en los Panamericanos de Toronto. 

Mastromarino es un atleta marplatense que corría carreras de 3000 metros con obstáculos y que se volcó a Maratón. Fue el ganador de la Maratón 42K de Buenos Aires y el protagonista de una las anécdotas más extrañas del deporte: cuando estaba por ganar la carrera se acercó una persona de seguridad y quiso echarlo. No lo reconoció y pensó que era un instruso.