Menu Big Bang! News
Deportes pasión de multitudes

La emocionante historia detrás de una foto futbolera

Una foto conmueve al mundo del fútbol. Es del papá de un jugador juvenil de Instituto de Córdoba que besa la revista del club, publicación en la que aparece su hijo. La historia detrás de la imagen que se viralizó y que emociona a los futboleros. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A veces una foto expresa tanto que las palabras sobran. Es un cliché, pero no por eso deja de ser cierto. Leo Rea es fotógrafo y sacó una foto que habla. En cancha de Instituto -uno de sus lugares habituales de trabajo- vio llegar a Mario García, un hincha de La Gloria. El hombre caminaba lento con su camiseta roja y blanca puesta. En la puerta del estadio recibió la revista del club. La estudió. Y el ojo profesional del fotógrafo inmortalizó el momento. Mario García, los ojos puestos en la revista, besó el papel. Pero su beso fue mucho más que eso, porque en la revista estaba la foto de su hijo Mateo, un juvenil que juega sus primeros partidos en la Primera de Instituto. 

Mateo García tiene 18 años y es una de las joyas de Instituo de Córdoba. 

Leo Rea, el encargado de tomar la imagen, le saca fotos -entre otros- a los juveniles de Instituto de Córdoba. Por ese motivo conoce a los chicos y a sus familias. Cuando vio que Mario García le charlaba a la revista emocionado no dudó en tomar la imagen, que se coronó cuando besó el papel, cuando besó a su hijo. 

El periodista Hernán Laurino escribió un texto que acompaña la foto y lo publicó en el portal Día a Día. Explica que el fotógrafo le entregó las dos fotos para que hiciera con ellas lo que quisiera. Y decidió publicarlas. “(...) Por eso lo ve al padre del jugador besando la foto de su hijo en la revista. Y lo conoce porque el fotógrafo está cada fin de semana en esa usina de sueños que son las inferiores de los clubes. Por eso cuando los chicos llegan a Primera le piden, "una foto con toda la gente atrás, Leo". Y Leo se las saca. El padre del jugador no sabe que le sacaron esa preciosa foto. El fotógrafo sabe que es una foto preciosa. "Apenas la saqué, me emocioné", me cuenta. "Por eso te la paso. Vos sabrás qué hacer". La foto ya no es del fotógrafo ni del padre del jugador. La foto es del fútbol. Que nos regala instantes tan pequeñamente inmensos como estos”.