Menu Big Bang! News
Deportes arte y pasión

La increíble historia del dibujante argentino que "ayudó" al Athletic

Augusto Costhanzo hizo dos retratos que fueron furor en el equipo vasco: los de Marcelo Bielsa y el jugador Mikel. Una cábala que ayudó a terminar con 31 años de sequía.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El dibujante y caricaturista argentino Augusto Costhanzo tiene una historia particular con el fútbol. Una en la que se unen Marcelo Bielsa, el Athletic de Bilbao y el Barcelona de Messi.

“En abril de 2012 me llegó un mail de Claudia Villapún, compañera y periodista del diario Olé de Buenos Aires: ‘Creo haber visto un dibujo tuyo publicado en el diario’”, contó el artista en el comienzo de su relato en Facebook.

La careta recorrió la Europa League hasta la final.  

La cronista se refería a un retrato de Bielsa, por entonces técnico del Athletic, que se veía en la tribuna vasca.

Un grupo de hinchas fanáticos habían buscado en internet imágenes del Loco para poder armar un gran cartel en agradecimiento por su gran campaña en la Liga Española.


“La curiosidad me llevó a googlear durante días tratando de saber quién y por qué pudo haber elegido mi dibujo. Les envié un mail agradeciéndoles por haber elegido mi dibujo y, de paso, contarles que yo también era fanático de Bielsa”, escribió Costhanzo.

El dibujante se considera un “soldado” más de Bielsa. “Me puse a disposición como si fuera jugador de fútbol, empleado público o barrendero municipal. Ese fanatismo por Bielsa fue también los que nos unió con estos fanáticos del Athletic... Recorrieron todas las canchas mientras competían por Copa UEFA y la Copa del Rey de 2012”, destacó.

El artista junto al periodista Andy Kusnetzoff.

En abril de este año, casi tres años después, le llegó un mail titulado "Bielsistas de Bilbao" con un pedido: retratar a Mikel San José, jugador símbolo y corazón de la nueva plantilla del Athletic que había llegado a la final de la Copa del Rey de España para enfrentar al Barcelona de Messi.

“Mi respuesta fue un rotundo sí. Un mes después el retrato de Mikel fue enviado. Como todo vasco, tiene un rostro duro pero aniñado, ideal para retratar -describió el artista-. Lo hice rápido. Al día siguiente ya estaban llegando desde Bilbao las fotos del modelo prolijamente terminado”. 

La cara gigante recorrió las rutas camino a Barcelona, lugar de la final. La afición del Athletic se paseó con el dibujo hecho bandera, bautizado "Sanjoburuz" (una cruza entre el apellido del homenajeado, San José, y Buruz, que en euskera significa "de cabeza", por la imagen en cuestión y la costumbre del defensor de marcar goles por esa vía).

El símbolo del equipo, Mikel San José.

Al retrato le hicieron hasta una dirección de twitter: @SanjoBuruz, donde contaban paso a paso su recorrido hasta el día del partido, el 30 de mayo.

Por razones de seguridad les impidieron entrar con el "Sanjoburuz" al Camp Nou. “Los hinchas exigían el ingreso del amuleto”, recordó Costhanzo.

La novia de Mikel trató de mediar avisándole a los jugadores, pero no tuvo éxito y Barcelona ganó otra vez la Copa del Rey.

Mikel San José y los suyos habían dejado todo frente a un Barca descollante. La sorpresa llegó días después, cuando el mismísimo Mikel y su novia se pusieron en contacto con estos cuatro hinchas para agradecerles el esfuerzo y el aliento. Se encontraron y firmaron camisetas.

La Supercopa de España, recientemente jugada entre Barcelona y Athletic, les daría revancha.

La ida se jugó en Bilbao y esta vez sí el "SanjoBuruz" entró por primera vez al coqueto San Mamés. El resultado es conocido: una paliza de 4 a 0 al Barcelona, que ponía a los vascos en las puertas de la Copa.

El increíble gol de Mikel San José al Barsa

Mikel abrió el partido con un impresionante zapatazo desde la mitad de cancha que dejó perplejo al arquero Marc-André Ter Stegen. El debut del "SanjoBuruz" no pudo ser mejor.

La vuelta a Barcelona tuvo otra vez la gente, las calles y todo el recorrido de la careta con los hinchas vascos.

La careta de MIkel cambió el rumbo de los vascos. 

La revancha quedó en empate pero la Copa ya era del Athletic, que gritó campeón” después de 31 años de frustraciones.