Menu Big Bang! News
Deportes Final Copa América

La marea roja copó el estadio y los argentinos se hicieron sentir

Las puertas del Estadio Nacional se abrieron a las 14.30. Una marea roja avanza hacia el lugar, mientras una minoría con camisetas albicelestes trata de hacerse nota. Gran operativo de seguridad.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El entrenador del seleccionado argentino, Gerardo Martino, se inclinó hoy por mantener en el equipo titular que jugará la final de la Copa América a Martín Demichelis en lugar de Ezequiel Garay, quien perdió su lugar en la previa de las semifinales frente a Paraguay debido a un cuadro de gastroenterocolitis.

El seleccionado que buscará ganarle a Chile formará con: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Demichelis, Marcos Rojo; Lucas Biglia, Javier Mascherano, Javier Pastore; Lionel Messi, Sergio Agüero y Angel Di María.

Las puertas del estadio Nacional Santiago de Chile se abrieron minutos antes de las 14.30 y los hinchas comenzaron a alentar, con la expectativa de conocer al nuevo campeón de la Copa América. Y hace una hora el estadio ya está repleto.

Los argentinos, con camisetas y banderas albicelestes, que serán minoría, se ubican en un sector determinado del estadio, ante una multitud de fanáticos chilenos.

Las autoridades dispusieron un gran operativo seguridad, con más de 500 guardias en el estadio y en zonas estratégicas de la ciudad, como plaza Italia y la Embajada argentina, para evitar incidentes entre los simpatizantes.

Hinchas argentinos a punto de entrar en el estadio Nacional.

Los hinchas argentinos, con y sin entradas, comenzaban a hacer notar pasado el mediodía en las inmediaciones del estadio Nacional, en la previa de la final de Copa América frente a Chile.

"Que de la mano de Leo Messi, todos la vuelta vamos a dar", gritó un grupo de fanáticos albicelestes en el ingreso sobre avenida Grecia, con una bandera nacional, el escudo de Almirante Brown y la inscripción "Somos La Matanza".

Además, hubo hinchas agolpados en las puertas sin tickets, a la espera de conseguir un boleto en la reventa."Vinimos de Córdoba, hicimos mil kilómetros para vivir esta fiesta. No tenemos entradas, pero por lo menos queremos estar cerca", dijo Jorge, que tenía una camiseta de Messi, con el número 10 en la espalda.

En cuanto a los chilenos, la marea Roja por la avenida Grecia fue incrementándose con el correr de las horas y se vendieron manoplas con el nombre de Jara, a dos mil pesos de aquí (unos 30 pesos argentinos) recordando la provocación del defensor chileno sobre el uruguayo Edinson Cavani. Se pintaron los rostros de los hinchas y se vendieron accesorios para estar a tono con la gran final.