Menu Big Bang! News
Deportes Las venden hasta un 70% más caras por Facebook y Mercado Libre

La otra cara de la Copa América: el fraude en la reventa de entradas

Una platea que cuesta 650 pesos, en el mercado negro la ofrecen a 1000. Falta de controles, corrupción y el negocio sucio de las estafas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cada vez es más preocupante la cantidad de ofertas de venta de entradas que circula por Internet para ver los partidos de la Copa América. Ya sea desde los sitios como MercadoLibre y OLX, o por las redes sociales, se pueden encontrar una invasión de usuarios que ofrecen tickets de todos los precios.  

El problema de la reventa es un clásico en el fútbol pero en este caso no ayuda el procedimiento de compra oficial. La falla es que los requisitos y las medidas de seguridad son muy limitadas

Página oficial para la compra de tickets

Una vez que el hincha ingresa al sitio, carga sus datos y compra la entrada. Luego por email le llegarán los links para descargar los tickets e imprimirlos en un papel cualquiera con su propia impresora. Los valores rondan en los $600 pesos argentinos pero en su mayoría están agotadas. 

A diferencia de las entradas del Mundial en Brasil 2014 donde la compra era por internet pero se enviaban las entradas por correo, o el comprador optaba por retirarlas en los estadios de ese país, las entradas eran impresas con materiales de seguridad para impedir lo más posible la copia. En cambio, en la Copa América sin escrúpulos se puede imprimir todas las veces que quiera su entrada digital y venderla una y mil veces. Al ser tan deficiente el sistema que aplicaron se aproxima el caos y una horda de cientos o miles de estafados.

La reventa de entradas queda a la vista en Internet.

“Ya me estafaron cuando viajé al Mundial. Compré unas entradas por Facebook y en la puerta del estadio me las rebotaron. No quiero que me pase lo mismo ahora pero el miedo está siempre. Son más económicas pero sigue siendo plata que me llevó tiempo juntarla para ver lo que tanto me gusta”, cuenta Mario Tessone, un argentino que viajará en cada partido para acompañar a la selección. 

Lo grave es que con esta modalidad la reventa ilegal puede tener múltiples emisores. No sólo el comprador original puede hacer esta la estafa, también la podrá hacer aquel que compre una entrada de reventa porque podrá generar copias de esa impresión y venderla. Incluso puede que exista quienes modifiquen la barra de códigos y el nombre que aparece en el ticket, dejando perdido todo rastro hacia esa entrada y su dueño. La pregunta que surge es ¿qué sucederá en los estadios? Si son tantos los estafados como se especula podría ser caótico. 

Facebook se volvió otra vía de comercialización.

El único control que se realizará será la corroboración del nombre del titular y su documento, que igualmente podría alterarse sin demasiadas complicaciones. Por cuestiones de tiempo será imposible que en el ingreso de 40 mil hinchas cada uno exhiba su documento. 

En distintos grupos de Facebook, donde intercambian información vinculada a la Copa América, los fanáticos debaten sobre cómo hacer para comprobar la veracidad de la entrada y se aconsejan ir temprano. “Ya me estafaron cuando viajé al Mundial. Compré unas entradas por Facebook y en la puerta del estadio me las rebotaron. Espero que no me pase lo mismo en la Copa América”, se quejó un hincha que viajó a Chile.

El paquete de entradas se vende a 50 mil pesos.

“Ya me estafaron cuando viajé al Mundial. Compré unas entradas por Facebook y en la puerta del estadio me las rebotaron.

Los valores de reventa por sobre los oficiales tiene hasta un 70 % de aumento. Desde mil a 5 mil pesos por ticket, e incluso se ofrecen paquetes por 50 mil que incluyen el pack de cuartos de final, semi y la final. Pero seguramente éstos valores crecerán con el correr de los partidos y las definiciones de cada resultado. 

En el caso de nuestra selección, Argentina juega el sábado contra Paraguay y a pesar de que se anunció que no hay más entradas en la web se mantienen las ofertas de tickets.