Menu Big Bang! News
Deportes llegadas accidentadas

Los insólitos finales del mejor maratonista argentino

Mariano Mastromarino logró un histórico bronce en los Panamericanos, pero casi se tropieza en la llegada. En octubre, antes de ganar el maratón de Buenos Aires, había protagonizado otro episodio curioso.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Mariano Mastromarino es el hombre del día del deporte argentino. Con un tiempo de 2:17:45, el marplatense conquistó un bronce histórico en los Juegos Panamericanos de Toronto.

El último antecedente de un podio nacional en maratón había sido de 1951, en Buenos Aires, con el oro de Delfo Cabrera y la plata de Reinaldo Gorno.

Pero la llegada del atleta del momento no estuvo exenta de un gran susto.

En la última recta, cuando faltaban pocos metros para la llegada, se distrajo con alguien que lo saludaba, y después de devolver la gentileza, casi se va al piso y se despide del sueño de medalla.

confusión en buenos aires

Increíblemente, Mastromarino había protagonizado un episodio similar en la tradicional maratón porteña, el 12 de octubre del año pasado.

Antes de hacer historia otra vez -sería el primer ganador argentino en una década- estuvo cerca de quedar afuera de la competencia.

Cuando iba puntero, un miembro de la organización que iba en el auto con el reloj oficial, lo confundió con un “colado” y empezó a gritarle que se retirara.

Mastromarino le mostró su número, dándose vuelta mientras intentaba seguir corriendo. Finalmente, todo se aclaró y pudo llegar a la meta.

Después de Buenos Aires y Toronto, el atleta sueña con un final sin accidentes.