Menu Big Bang! News
BigBang

BigBang

Deportes El caótico Superclásico

Luego de la clausura, la justicia inspecciona la Bombonera

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Bombonera fue un caos. Pero hoy, sin público y con un ambiente más calmo, es inspeccionada por la justicia para intentar rastrear pruebas para determinar de dónde salió el agresivo químico que cayó sobre los jugadores de River. 

"La cancha de Boca está clausurada", informó el fiscal general de la Ciudad, Martín Ocampo por la mañana. Y agregó que se secuestró la manga en la que se arrojó el gas pimienta que afectó a los futbolistas riverplatenses Leonardo Ponzio, Leonel Vangioni, Ramiro Funes Mori y Matías Kranevitter.

"Se procedió al secuestro de la manga y también de las camisetas de los futbolistas de River para verificar si tienen gas pimienta", añadió Ocampo.

Por su lado, hay dos fiscales investigando el escándalo: la fiscal de distrito de La Boca, Susana Calleja; y Valeria Lancman, por parte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, intervienen en sendas causas judiciales en las que se investigan los episodios de violencia.

Calleja interviene en la causa penal que el juez en lo correccional Francisco Ponte labra por el delito de "lesiones" y al no haber aún un posible autor identificado (imputado) "la investigación está a cargo del Ministerio público", según publicó la agencia Télam.

En el otro expediente que tramita ante la justicia Penal y Contravencional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la investigación está a cargo de la fiscal Valeria Lancman, quien lleva adelante la pesquisa que es supervisada por un juez que actúa como garante de la legalidad del proceso.

Lancman tiene a su cargo la averiguación de eventuales incumplimiento al Código Contravencional de la Ciudad, tales como posibles falencias en la organización y el operativo preventivo que posibilitaron la vulneración de la seguridad y la agresión a los futbolistas de River Plate.