Menu Big Bang! News
Deportes Contrato rescindido

Macri le pone fin al Fútbol para Todos: la AFA negociará con privados

Macri se reunió con Fernando Marín, coordinador del programa que comenzó a funcionar en 2009, y confirmó que el Gobierno no le brindará más dinero a la AFA a partir del año próximo

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Si bien el Gobierno había aceptado rescindir el contrato del Fútbol Para Todos a mediados de julio, durante la jornada de hoy el presidente Mauricio Macri ratificó que no utilizará los dos años que le quedan al contrato y le dará la oportunidad a la AFA -o a la Superliga- de negociar los derechos de la televisación del fútbol argentino con empresas privadas.

A partir del 2017, la AFA o Superliga deberá negociar con un privado. 

La decisión se tomó esta mañana durante una reunión que mantuvo el jefe de Estado con el coordinador del programa que en 2009 estatizó las transmisiones futbolísticas, Fernando Marín. De esta manera, Macri confirmó la decisión de que el Gobierno no aportará más plata para la transmisión televisiva del fútbol, lo cual además la hacía gratuita para el espectador.

La decisión se rescindir el contrato del FPT se había tomado hace un poco más de tres meses. Por aquel entonces, los dirigentes de los clubes más importantes del Fútbol Argentino decidieron llegar a un acuerdo con el Gobierno y comenzar el proceso de licitación para vender los derechos de TV a empresas privadas.

Pese a esto, la falta de propuestas concretas y la cancelación de la licitación internacional por parte del propio gobierno causaron que los clubes sigan recibiendo el dinero que proviene de la Secretaría General de la Presidencia. En total, el Fútbol Argentino recibirá por todo el 2016 una suma que alcanza los $1.800 millones.

Esto se llevó a cabo luego de que los dirigentes de la Primera y B Nacional rechazaron el último ofrecimiento del Gobierno de Mauricio Macri, el cual le acercó a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) la oferta de $ 2.500 millones por los derechos de trasmisión de la próxima temporada del fútbol. Esta misma fue considerada insuficiente.

La carta que recibió el Secretario General de la Presidencia de la Nación de los dirigentes de los clubes de Primera División para terminar con el contrato de FPT. 

A partir del año que viene llegará a su fin el acuerdo que Julio Humberto Grondona firmó por primera vez junto a Cristina Fernández de Kirchner, ex presidenta del país, en agosto de 2009. Y abre un nuevo interrogante: ¿Qué pasará con la televisación gratuita del fútbol argentino el año que viene?.

Un futuro desolador

El Gobierno aceptó rescindir el contrato del Fútbol Para Todos con una condición: que siga siendo “gratuito” para la población. El secretario general de la Presidencia Fernando De Andreis había asegurado por aquel entonces que el Gobierno insistiría para “que hasta 2019 la gente no tenga que pagar costos adicionales” por el fútbol.

El Gobierno había prometido que el fútbol seguiría siendo gratuito hasta 2019. 

Pero difícilmente esto sea posible. Considerando que la última suma que le ofreció el Gobierno, un total de 2.500 millones de pesos, fue rechazada por ínfima, los dirigentes pretenden una cifra superior. Se habló de que estarían dispuestos a aceptar ofertas que asciendan a 5, 6 o 7 mil millones de pesos y no menos por tres años.

Esto implicaría a los privados desembolsar una gran cantidad de dinero por un fútbol que pierde prestigio con cada decisión que toma el organismo rector de este. A su vez, las empresas que deseen invertir en el fútbol Nacional deberán tener en cuenta que hay clubes quebrados, jugadores que no cobran hace meses y una crisis que envuelve a todos.

La crisis en AFA complica las negociaciones con los privados. 

Por otra parte, y si se toma el modelo europeo, las empresas negocian los derechos de la televisación con cada institución en particular. Es decir, no es lo mismo mirar al Barcelona o al Real Madrid que al Espanyol o Betis. Esto mismo se aplicaría en el país, poniendo en el primer escalón a Boca y River, y más abajo a Independiente, Racing y San Lorenzo.

Tomando en cuenta todo esto, difícilmente las empresas que tengan que desembolsar semejante monto puedan recuperar esa inversión y superarla con tan solo minutos de publicidad. De esta manera, comienza a crecer la idea de que finalmente el Fútbol Argentino dejará de ser gratis y comenzará a ser pago a partir de la llegada de privados.

Las empresas candidatas

El edificio de Turner, la empresa estadounidense que quiere invertir en el f´´utbol Nacional, en Argentina.

Si bien se manejan algunos nombres de empresas privadas que estarían interesadas en hacerse con los servicios de la televisación del fútbol argentino, la firma estadounidense Turner sería la gran candidata. A principios de agosto, Whit Richardson, uno de los principales ejecutivos de la cadena, y Víctor Roldán, vicepresidente de Asuntos Públicos de la empresa, se reunieron con Fernando de Andreis y Fernando Marín para negociar los detalles del contrato.

Fernando Marín, director del programa Fútbol Para Todos. 

Según trascendió por aquel entonces, la cadena de Estados Unidos ofertó 7.500 millones de pesos por los derechos televisivos de los próximos tres años, y se entregaría un adelanto de casi mil millones para que los clubes puedan afrontar sus deudas.

Esta oferta fue más que tentadora para los dirigentes de los clubes y la propia AFA. Sin embargo, la crisis en la que está sumida la Asociación del Fútbol Argentino complicó la situación y puso en stand by la oferta del gigante estadounidense.

Armando Pérez encabeza la Comisión Regularizadora de la AFA.

Pero además de Turner, las empresas IMG, Clarín, Artear, Fox, Al-Jazeera y MediaPro compiten codo a codo por llegar a la sede ubicada en la calle Viamonte con la suma más alta para adquirir los derechos del fútbol argentino. Sin embargo, todas estas están un escalón por debajo de la compañía que tiene entre sus señales más conocidas a TNT y CNN en español, entre otras.

Una Superliga en pie de guerra

Pese a que su anuncio se realizó con bombos y platillos, y el pasado miércoles 13 de julio se aprobó en el predio de AFA Julio Humberto Grondona, en Ezeiza, la tan mencionada Superliga del fútbol argentino, su funcionamiento como tal no se verá hasta el 2017 según había adelantado Horacio Martignoni, vicepresidente de Sarmiento .

Víctor Blanco (Racing), Matías Lammens (San Lorenzo), Daniel Angelici (Boca) y Rodolfo D'Onofrio (River), impulsores de la Súper Liga.

Sin embargo, los dirigentes están apurados en crear esta modalidad por una razón. La Superliga intentará negociar por su cuenta los derechos televisivos de la primera división, por lo que se espera una tensa negociación que pondrá en diferentes veredas al ente rector del fútbol nacional y a los dirigentes de los clubes de Primera y B Nacional.

Según se supo, se resolvió que el 78% de los ingresos a partir del año que viene quedarán en la primera división, mientras que el 12% irá a la B Nacional. El resto irá a la AFA. Además, los clubes que desciendan podrán acogerse a una llamada "cláusula de resarcimiento", por la que recibirán un 50% más por la TV del ingreso que les corresponda por estar en la segunda división.

Los dirigentes de los clubes manifestaron su deseo de comenzar a negociar con empresas privadas.

Pese a esto, la AFA a manos del comité regularizador regido por Armando Pérez irá a la carga por los derechos de televisión y le dará pelea a la Superliga. Finalmente, la confirmación por parte de Macri de dar por terminado Fútbol Para Todos abre una brecha entre todos los dirigentes y que atentará contra la televisación gratuita del fútbol argentino.