Menu Big Bang! News
Deportes Copa Libertadores

Polémica: River se queja del VAR, Lanús lo manda "a llorar a la iglesia"

El encuentro estuvo marcado por la polémica utilización de la Asistencia Arbitral por Video. Las quejas De D'Onofrio y la contundente respuesta del presidente granate.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

"Todas las jugadas se revisan, pero no vamos a hacer más declaraciones". La frase pertenece al arbitro uruguayo Andrés Cunha, responsable principal de la utilización del VAR, quien se retiró nervioso del estadio de Lanús, tras una noche que será recordada por mucho tiempo en el mundo del fútbol.

Lanús-River, un encuentro histórico.

La polémica de la noche, el penal que no cobraron en el primer tiempo por la mano de Iván Marcone, llenó de impotencia al equipo de Marcelo Gallardo, que se refugió en esa excusa para no admitir, de cierta forma, las debilidades propias y el hecho de que su equipo tuvo una amplia ventaja a su favor que no supo aprovechar. Si bien en las imágenes queda claro que fue mano, Cunha decidió que no merecía ser penal y por eso no le avisó al juez del partido, Wilmer Roldán, quien tampoco vio bien la jugada.

Una de cal y una de arena

La Asistencia Arbitral por Video (VAR) fue correctamente utilizada en el penal que derivó en el 4-2 de Lanús, aunque todo el plantel y la dirigencia de River se preguntan los motivos por los cuales Wilmar Roldán no solicitó ver la repetición -a través de las pantallas- en el claro penal cometido por Iván Marcone, luego de tocar el balón con la mano cuando Nacho Scocco intentaba maniobrar en el área.

En aquel momento, el equipo de Marcelo Gallardo ganaba 2-0 y pudo haber finalizado el primer tiempo con una diferencia aún mayor, pero el juez no requirió esta nueva tecnología, y provocó la furia de todo el mundo River.

El penal en favor de River no sancionado.

Además, los millonarios entienden que previo al tercer gol de Lanús, Román Martínez le pegó un manotazo al jugador rival Rojas que debía haber frenado la jugada. 

"Hablen de este robo, muchachos"

Al finalizar el encuentro, el vestuario de River era una caldera. El enojo fue tal que hasta Rodolfo D'Onofrio, a quien se le conocen pocos exabruptos, recorriera la salida del estadio con insultos y quejas. "Esto es una vergüenza", gritaba el titular de la Institución, quien además dejo entrever que el club podría presentar una queja ante la Conmebol para que el encuentro se dispute nuevamente. 

La cara del presidente de River lo decía todo.

"A llorar a la Iglesia"

El Presidente de Lanús, Nicolás Russo, fue muy claro cuando se le preguntó por las quejas de River. "A llorar a la Iglesia", lanzó el dirigente, quien además se preguntó con tono irónico: "¿Desde cuándo River se queja de un partido con Lanús?".

 

 

Community manager descontrolado

En momentos de felicidad como los de ayer, lo racional se ve superado por lo pasional. Sino, pregúntenle al community manager del club. 

 

La serie de tweets "descontrolados" fueron furor en las redes. Incluso, uno de los post, tuvo más de 20 mil rt, una cifra nunca vista para los poco más de 69 mil seguidores que tiene el club en la red social.