Menu Big Bang! News
Deportes fútbol

¿Qué puede aprender River del Estudiantes de Sabella?

Un repaso por la final del Mundial de Clubes de 2009 en la que el Pincha tuvo contra las cuerdas a Barcelona, y las alternativas que tiene el Millonario para este 2015.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Alejandro Sabella está orgulloso: uno de los hitos de su carrera fue aquella final en la que Estudiantes perdió ahí nomás contra Barcelona. Tanto que después de ese 1-2 en tiempo suplementario, el ya extécnico de la Selección contó varias veces cómo hizo para jugarle al mítico equipo de Pep Guardiola.

Según Goal, una explicación que no es para nada extemporánea, básicamente porque las bases de este Barsa son las mismas que las de aquél, acaso con una mejor delantera, y sobre todo porque el equipo de Marcelo Gallardo está a pocos días de una final contra ellos. Ahora, ¿puede el técnico de River tomar como referencia ese partido?

2-1: en 1999 Estudiantes estuvo cerca.

Desde estilo y nombres del rival, pareciera que sí: la base de los ahora dirigidos por Luis Enrique es la misma y la filosofía de juego, también. Incluso el esquema táctico. Aunque claro, el 5-3-1-1 que paró Sabella aquella vez es un esquema que el Muñeco nunca probó.

Aunque casualmente el dibujo que más se le pareció fue el de su último partido, el 2-2 contra Huracán en el Ducó: Mercado pasó a jugar de stopper y armó una línea de cinco o de tres, según cómo se la quiera ver, con Vangioni y Casco en los laterales. Un doble cinco con Ponzio y Kranevitter, Sánchez más suelto y Mora y Alario arriba. 

"Defendimos con cinco pero con los laterales arriba de los wines de ellos. Juan Manuel Díaz y Clemente Rodríguez hicieron esa tarea. Veíamos que sí defendíamos con cuatro, Messi enganchaba para adentro al lateral y ya quedaba mano a mano, sin contar la subida de Dani Alves por la banda. Así lo evitamos", destaca todavía Sabella, que cuenta que la clave para neutralizar al equipo culé fue el medio: Verón, el Chino Benítez y Braña aparecieron para "contrarrestar el juego del Barcelona: cuando los equipos le juegan 4-4-2, en la mitad quedan 3 contra 2 y te aplastan".

¿La otra premisa del ex DT de la Selección? "Tapar a Piqué en la salida", algo que también deberá tener en cuenta River: sigue siendo el más técnico de los defensores del Barsa. Estudiantes dejó que Puyol fuera el abanderado de la salida desde abajo del equipo culé: en este caso, River podría dejarlo a Mascherano.

Tal vez haya sido un indicio el primer equipo que Gallardo paró en tierras japonesas: dejó en el banco a Pisculichi y puso a Lucho González de titular formando un triángulo con Ponzio y Kranevitter. Sí, como hizo Verón con Braña y Benítez por detrás. Y la defensa no fue de cinco pero tampoco distó mucho: Sánchez por derecha y Vangioni por izquierda pueden cumplir la función de carrileros cuando el equipo defiende. ¿Otra alternativa para emular al Pincha? Que Mayada entre a hacer la banda diestra (contra Huracán en el segundo tiempo reemplazó bien a Casco) y dejar a Sánchez más suelto, como Enzo Pérez en aquella final, que tuvo la tarea de asistir a Mauro Boselli cuando pudiera.

Las variantes están a la carta. Gallardo bien puede tomar como referencia el partido que planteó uno de sus padres futbolísticos (Sabella fue ayudante de Passarella en la primera etapa del Muñeco en el club), pero hay algo que, más allá del esquema, no deberá negociar: "Concentración, disciplina táctica y esfuerzo físico para sacarles la posesión a ellos", como dice Pachorra. "Si no tratás de sacarles la pelota, es muy difícil. Ellos, con la pelota, salvo los wines, juegan al trote. Entonces, si la llegan a perder, te comen físicamente para recuperarla", agrega. Y mal no le fue: la posesión de Messi y compañía en esa final fue de alrededor de 60%, bastante más baja al 75% que tenía hasta ese entonces.