Menu Big Bang! News
Deportes "pongan jugadores de las inferiores"

Quieren que el Chape vuelva en 10 días: "No tenemos jugadores para poner"

La Confederación Brasileña de Fútbol se comunicó con el presidente del Chape, quien dijo que fue presionado para jugar ante el Atlético Minheiro el 11 de este mes. El club se niega.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hay actitudes que no tienen explicación ni justificación. Actitudes que hacen dudar de la humanidad de muchos humanos. Pero é||sta sólo merece repudio e incredulidad: la Confederación Brasileña de Fútbol quiere que el equipo, lo que queda, del Chapecoense juegue la próxima fecha para que "sea una fiesta".

El repudio por el "pedido" se hizo sentir.

El presidente del club, Ivan Tozzo, advirtió en conferencia de prensa que recibió la presión por parte de Marco Polo Del Nero, máximo directivo de la CBF, para que el equipo se presente en el encuentro del 11 de diciembre próximo.

Ivan Tozzo se salvó de milagro. Ahora está furioso

"Conversé con Del Nero sobre el partido ante Atlético Mineiro y me dijo: 'Este partido se tiene que jugar, tiene que ser una gran fiesta'. Yo respondí: 'No tenemos once jugadores'. Él me dijo: 'Sí tienen. Pueden ser jugadores de las inferiores o que se hayan quedado en Brasil, no importa. Tiene que ser una gran fiesta que Chapecó merece", replicó las declaraciones de Tozzo el medio brasileño Lance.

Marco Polo del Nero, capo del fútbol de Brasil

El Atlético Mineiro publicó un comunicado en el que afirma "por una cuestión humanitaria, está en contra de la realización de Chapecoense-Atlético, válido por la última fecha del campeonato".

La fecha de este fin de semana fue suspendida por el accidente, el torneo se retomará el 11 de diciembre con la última jornada del Brasileirao.

El dolor que no cesa.

Tozzo era el vicepresidente financiero y administrativo del club hasta el día de la tragedia, pero debió asumir de urgencia el cargo supremo a partir de la muerte del presidente Luiz Antonio Palaoro.

El equipo viajaba rumbo a Medellín en el vuelo de la aerolínea boliviana LaMia cuando se estrelló. 71 personas murieron y sólo quedaron 6 pasajeros con vida. En total, 19 de los que perdieron la vida eran futbolistas del plantel.