Menu Big Bang! News
Deportes Batacazo

Sorpresa en el Mundial de Rugby: Japón le ganó a Sudáfrica

Los japoneses derrotaron a los dos veces campeones mundiales con un trie conseguido en la última jugada del partido. El resultado final fue 34 a 32 en favor de los japoneses.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los japones lograron hoy un resultado histórico en el Mundial de Rugby que se disputa en Inglatera al derrotar al seleccionado sudafricano por 34 a 32, con un try conseguido en la última jugada.

El resultado del partido rompió toda la lógica previa, ya que Japón apenas había ganado un partido en todas sus participaciones anteriores, mientras que los sudaficanos eran candidatos al título, ya que son una de las potencias y tienen dos copas mundiales en sus vitrinas.

Los japoneses jugaron durante todo el partido con mucha actitud, atacando a los sudafricanos hasta conseguir la mayor sorpresa en la historia de los mundiales de rugby.

Los Springboks, campeones en 1995 y 2007, perdieron por primera vez en un debut por Copa del Mundo con un agónico try que anotó Karne Hesketh en el tercer minuto adicionado. De esa forma, el seleccionado nipón ganó su segundo partido mundialista en ocho participaciones, después del 52-8 logrado ante Zimbabwe en la edición de 1991.

El primer tiempo fue muy parejo y terminó con un resultado parcial de 12 a 10 para los sudafricanos, gracias a dos tries de sus forwards, mientras que los japones tuvieron un try convertido y un penal.

El segundo tiempo fue a todo ritmo y finalizó en el minuto 84 cuando el neozelandés Hesketh (que juega para Japón)​ se tiró al ingoal y conseguía la victoria.

Era el final más impensado: Japón, en su primer partido oficial ante los Springboks, lo venció 34-32 y produjo la primera sorpresa del Mundial de Inglaterra, que comenzó ayer.

El resultado fue tan inesperado para todo el mundo, que hasta la escritora J.K Rowling, autora de la famosa saga de Harry Potter, se conmovió con la victoria y dijo en su cuenta de twitter que ni ella hubiera podido imaginar algo así.