Menu Big Bang! News
Dinero Nadie apaga la luz

A pesar de los aumentos, los usuarios consumieron más energía en febrero

La demanda aumentó en la primera semana del mes de 19.000 megavatios a 21 mil a pesar de los nuevas tarifas con subas de hasta 500%. Las altas temperaturas obligaron al uso excesivo del aire acondicionado. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los incrementos en las tarifas de luz no lograron disminuir el consumo de los usuarios ante la ola de calor. Así lo demuestran los primeros números oficiales de energía en la primera semana de febrero, mes en el que comenzaron a regir los nuevos cuadros tarifarios que lanzó el Ggobierno de Mauricio Macri.

El aire acondicionado se utilizó para combatir las altas temperaturas. 

Ni siquiera la posibilidad de abonar aumentos del 500% detuvo el consumo de energía. Incluso, la promesa de bonificaciones para aquellos que desistan de utilizar alto niveles de energía tampoco surgió efecto. Los usuarios optaron por no ahorrar luz y utilizar los aires acondicionados ante la ola de calor que azotó la primera semana de febrero.

El Gobierno de Macri retiró subsidios pero el consumo no disminuyó. 

Según consignó La Nación, el viernes pasado la demanda eléctrica en la ciudad de Buenos Aires, el conurbano y La Plata alcanzó los 8050,19 megavatios (MW) y se ubicó 18% por encima del mismo valor de la última semana de enero.

La tendencia también se extiende a nivel nacional. La demanda en todo el país alcanzó los 21 mil MW, cuando siete días antes ese número rondaba los 19.000 MW.

Las nuevas tarifas podrían tener aumentos de hasta 500 por ciento. 

La diferencia en cuanto a las cantidades utilizadas encuentra razones en los aumentos de temperatura que se registraron en los primeros días de febrero. Los usuarios optaron por gastar más y sufrir menos el calor, aunque a fin de mes la cuenta sea abultada.

Con el nuevo esquema tarifario, un usuario que recibía subsidios y consume 182 kWh mensuales pagará este mes $150 pesos. Un aumento del 500% con respecto a enero. Quien reduzca 10% su consumo, deberá afrontar una suba de 388%. Quien reduzca su consumo en un 20% tendrá un recargo de 312%.