Menu Big Bang! News
Dinero Reforma Tributaria

Bodegueros y cerveceros advierten que la suba de impuestos generará desempleo

Nicolás Dujovne presentó su proyecto para incrementar gravámenes en gaseosas azucaradas y bebidas alcohólicas en hasta un 29 por ciento.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La respuesta al ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y su proyecto para gravar o subir los impuestos internos en gaseosas azucaradas y bebidas alcohólicas, no se hicieron esperar.

Dujovne anunció el martes su propuesta de aumentar el gravamen a las bebidas alcohólicas.

Sucede que hoy las gaseosas azucaradas pagan entre un 4% y un 8% de impuestos y se prevé que ese gravamen podría ascender a un 17%. Algo similar ocurriría con el whisky, coñac y bebidas blancas que tributarían hasta un 29%, es decir 9 puntos más que en la actualidad.

Las cervezas, por su parte, que hoy pagan 8% de impuestos internos ascenderían al 17%.  A su vez, los espumantes, que hasta ahora estaban exceptuados también deberían tributar un porcentaje similar.

Entre las voces de desacuerdo se encuentra la de las cámaras que nuclean a los productores de cerveza artesanal en el país que manifestaron su preocupación por el "impacto negativo" que tendría un posible aumento de la alícuota del impuesto interno, "perjudicando el consumo y desalentando las inversiones".

“El nuevo impuesto agrava el desarrollo y crecimiento del sector" afirmó el presidente de la Cámara Argentina de Productores de Cerveza Artesanal (Capca), Aníbal Logia.

Para las cervecerías artesanales la medida redundaría en desempleo.

Leo Ferrari, fundador de Antares y vicepresidente de la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina (CCAA), aseguró que están "conmovidos por el anuncio ya que ésta medida afectaría la cadena de producción de las Pymes cerveceras generando desinversión, imposibilidad de pequeños emprendimientos de ingresar al sistema formal y, sobre todo, desempleo directo e indirecto".

"Reiteradamente, diferentes funcionarios y miembros del gobierno nacional se han manifestado en diversos medios sobre la necesidad de apalancar y fortalecer el desarrollo de nuestras compañías, señalándonos incluso como ejemplos del espíritu emprendedor que el país necesita", señalaron desde el sector.

Por su parte, el diputado sanjuanino y ex gobernador José Luis Gioja expresó su rechazo al aumento del impuesto interno sobre las bebidas alcohólicas, entre ellas el vino y afirmó que ese incremento "será devastador para las economías de San Juan y Mendoza”.

"No vamos a avalar ningún tipo de impuesto que resienta a la producción de la principal industria de nuestras provincias de la que viven cientos de miles de familias y mueve toda nuestras economías”, afirmó.

Al respecto, añadió que "poner un impuesto al vino perjudicaría a toda la cadena de producción, fundamentalmente a los pequeños y medianos productores, y las consecuencias de una medida como ésta traerá aparejada, la depreciación del precio de la uva nueva, que se está formando justo ahora y la baja de consumo de vinos, entre otros perjuicios".

Comunicado de los productores vitivinícolas.

El cooperativismo vitivinícola también exhortó a Dujovne a eximir al vino de la reforma impositiva. "Nos llama fuertemente la atención este impuesto luego de los encuentros que el sector ha mantenido con el Gobierno nacional", expresaron la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (FeCoVitA) y la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi) en un comunicado conjunto.

Según las entidades, "el vino es un alimento y como tal no puede ser equiparado con otros productos no saludables como las gaseosas, bebidas endulzadas con glucosa y los cigarrillos". 

"A su vez, es un gran golpe para nuestra economía regional que merece otro tipo de tratamiento por el empleo y el arraigo que genera", señaló el comunicado firmado por Eduardo Sancho y Carlos Iannizzotto, también titular de Coninagro.
El comunicado añadió que "el sector vitivinícola se encuentra atravesando una fuerte baja en el consumo y un impuesto agravaría aún más la situación de los precios". 

En rojo los países con impuesto al vino, según el Ministerio de Hacienda.


"Cuando la actividad deja de ser rentable aumenta el abandono de viñedos; actualmente hay entre 25.000 y 30.000 hectáreas ya abandonadas o semi-abandonadas y esta situación lo profundizaría la crisis del sector", dice el documento.

"Por ello, vamos a trabajar fuertemente y de forma conjunta con las entidades del sector, el gobierno provincial y los legisladores nacionales, para presentar al ministro Dujovne todos los argumentos para que se revea esta propuesta", finaliza.