Menu Big Bang! News
Dólar apenas para abajo, tasas para arriba: el Central "seduce" con plazos fijos

Dinero Esperando los sojadólares

Dólar apenas para abajo, tasas para arriba: el Central "seduce" con plazos fijos

El presidente de la entidad, Federico Sturzenegger, cambio la estrategia para intentar frenar la subida del dólar.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, dijo alguna vez el científico Albert Einstein. Y así parecen haberlo entendido en el Banco Central macrista para evitar una disparada mayor del dólar. Es que luego de vender US$ 585 millones en febrero, en marzo eligió subir 6,85% la tasa de interés para controlar la principal variable económica.

Estrategia Central: el aumento del 6,85% de la tasa de interés generó la caída del 3,10% del dólar.

El dólar bajó hoy cuatro centavos en promedio en las casas de cambio de la city porteña. En el Banco Nación, por caso, se ofreció, igual que ayer, a $ 15,60 para la venta y $ 15,20 para la compra. El 1 de marzo, cuando el presidente Mauricio Macri inauguró las sesiones ordinarias del Congreso, la divisa había alcanzado el récord de $ 16,10.

Por eso, ese mismo martes, Federico Sturzenegger decidió cambiar la estrategia: seducir a los ahorristas con subas continuas de la tasa de interés en vez de perder más reservas internacionales. Es que desde que el Gobierno decidió el 16 de diciembre salir del “cepo” cambiario, la máxima autoridad bancaria del país perdió US$ 997 millones.

Sin reservas: el Banco Central perdió US$ 997 millones desde la salida del “cepo” cambiario.

El Banco Central aumentó ayer 1% la tasa de interés, es decir, de 37% al 38%, en la licitación de Lebacs, que, a su vez, generó un correlato en la tasa de interés que pagan los bancos a los clientes que guardar sus ahorros en plazo fijo. Siete días atrás, la jugada había sido aún más arriesgada: 6,5%, de 31,15% al 37%.

De esta manera, el Gobierno intenta transitar las próximas tres semanas de marzo para recibir desde principios de abril los dólares que los exportadores comenzarán a liquidar por la cosecha de soja.