Menu Big Bang! News
Dinero El desendeudamiento en foco

El kirchnerismo y el fantasma de la deuda: ¿mito o realidad?

El debate entre los economistas es álgido: ¿el Gobierno realmente bajó su deuda o la sostuvo? El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) advirtió que la deuda pública actual supera en US$ 40 mil millones lo que el país debía antes del canje de 2005. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cristina Kirchner tiene razón: su Gobierno es un “pagador serial”. En los últimos doce años, ha ordenado cancelar deuda por más de US$ 200 mil millones. Sin embargo, un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) demuestra que el país actualmente debe US$ 40 mil millones más que antes de que se realizara el canje del 2005.

En este contexto, el economista jefe de la Consultora Analytica, Martín Polo, explica a BigBang la estrategia del Gobierno: “No hubo desendeudamiento sino sustitución de financista”.

Es que antes de que el ex presidente Néstor Kirchner se aventurara a realizar lo que sería hasta entonces la mayor reestructuración de todo el mundo, el pasivo entre diferentes áreas estatales representaba en 2005 menos del 8% del total y, además, sólo el 5% estaba nominada en pesos. Actualmente, en cambio, la deuda dentro de distintos organismos del Estado alcanza el 60% del total y, encima, la mitad está en moneda local.

“Los muertos no pagan”. Histórica frase del ex presidente Néstor Kirchner en septiembre de 2003 en la ONU.

De esta manera, el Gobierno mejoró el perfil de sus acreedores para tener mayor margen de maniobra frente a futuros vencimientos. Y, frente a los organismos internacionales de crédito, que anteriormente podían imponer sus “recetas” económicas.

Para eso, por ejemplo, el ex presidente Néstor Kirchner le pidió en 2005 US$ 10 mil millones de reservas internacionales al Banco Central para cancelar la deuda con el Fondo Monetario Internacional.

¿Desendeudamiento o asiento contable?

En los últimos años, el Gobierno aumentó intencionalmente la proporción del pasivo en manos del Estado. “Esto no quiere decir -aclara Polo- que las deudas, por caso, con la Anses no deba pagarlas”. Y frente a la bandera del desendeudamiento, que siempre alzó la presidenta Cristina Kirchner y ahora le pasó a su candidato presidencial, Daniel Scioli, de cara a las elecciones de octubre, el economista concluye. “Nunca un país puede desendeudarse cuando su déficit fiscal crece año tras año”.