Menu Big Bang! News
Dinero La crisis económica

El peligroso cocktail contra la inflación: dólar ahorro y tarjetas

Mientras el Gobierno recrudece las medidas para controlar el dólar, los ahorristas cambian su estrategia. La demanda de billetes de EEUU alcanzó ayer su pico máximo de US$ 635,5 millones mientras la mora de las tarjetas de crédito promedia el 30% y los plazos fijos siguen en baja. El peligro especulativo de contraer deuda en pesos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El miedo a la devaluación está paralizando al mercado interno. Mientras que el gobierno intensifica sus medidas para controlar el dólar y resistir una devaluación pre-electoral, los ahorristas se volcaron al mercado de divisas con un peligroso cocktail anti-inflacionario. La tendencia, para mantener el valor sueldo, consiste en congelar la deuda contraída por tarjetas e invertir ese dinero en divisas extranjeras. ¿El resultado? La mora en las tarjetas ya promedia el 30% y la demanda de verdes alcanzó ayer su pico máximo de US$ 635,5 millones.

El gobierno insiste en que no habrá una devaluación del peso.

La bicicleta financiera es simple. En vez de liquidar las deudas de las tarjetas de crédito, gran parte de los trabajadores prefiera volcar ese dinero al dólar ahorro y especular con la diferencia de cambio que hoy, en el mercado paralelo, alcanzó los cuatro pesos. De esta forma, si la deuda financiera es de 100 pesos (nueve dólares, a cotización ahorro con retiro en menos de un año), la inyección de esos verdes en el mercado paralelo sugiere una ganancia de 35 pesos. Y así, a pura especulación, se pagan un 35% de las deudas.

Las cifras oficiales lo confirman. La demana de dólares ahorro picó en punta y triplicó el nivel en comparación a los registros de 2014. Mientras que en julio del año pasado se compraron USD205.7, este año se alcanzaron los USD635.5. Y el gobierno, con reservas por USD33.925 millones, debe recurrir a artilugios bursátiles para frenar la nueva corrida bancaria.

El millonario costo de resistir hasta octubre

“Si sigue nuestra fuerza política, no se va a air todo al bombo. No hablen de devaluación, porque eso no va a suceder”, anticipó en las últimas horas Axel Kiciloff, aunque reconoció en alusión a la pérdida del valor del real brasilero: “Nosotros vamos manteniendo la estabilidad cambiaria. Transmitimos tranquilidad, no pasa nada en la Argentina que requiera un cambio drástico cuando a nuestros vecinos les va mal”.

Pese a la tranquilidad que intentó transmitir el ministro de economía, la realidad del mercado indica que hay una activa participación oficial para contener al dolar y desalentar la especulación financiera. El Banco Central debió inyectar la semana pasada unos USD150 millones para evitar un ajuste cambiario, mientras que la ANSES volvió a liquidar bonos en dólares del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), ahora a precios inferiores de los pactados.

¿Qué pasó tras el anuncio de los plazos fijos? La medida anunciada por Alejandro Vanoli no modificó la percepción de la mayoría de los clientes minoristas quienes, pese a la suba de la tasa, no retiraron sus depósitos. Los bancos, en tanto, cambiaron su estrategia. Y es que, tras el anuncio del gobierno, las entidades financieras deberán pagar un total del 29.6 anual (si se suman las obligaciones del encaje, aumento en Ingresos Brutos y seguro de depósitos) y prefieren buscar liquidez colocando deuda en pesos.