Menu Big Bang! News
En 10 años, los argentinos perdieron un 70% de su poder adquisitivo

Dinero cosnumo

En 10 años, los argentinos perdieron un 70% de su poder adquisitivo

En la última década se registraron subas de entre el 1.000 y el 3.200% en los principales productos que integran la canasta básica alimentaria. Eso, además, provocó que se precarice la alimantación.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Durante los últimos diez años, la inflación impactó fuertemente en el bolsillo de los argentinos. Un ejemplo claro son las subas de entre el 1.000 y el 3.200% en los principales productos que integran la canasta básica alimentaria, registrados entre 2005 y 2015.

Además, Miguel Calvete, Director Ejecutivo de la  Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas (FESACH) y Secretario General de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad Residentes Chinos de la República Argentina (CASRECH),  aseguró que además hay una precarización alimenticia marcada por la ingesta de alimentos de menor precio y de bajo valor nutricional. Este comportamiento, del que dan cuenta ambas cámaras fue cotejado por un  sondeo del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM).

Precios, entre 2005 y 2015.

Entre los productos que mostraron mayores incrementos se encuentra la carne, que en todos sus cortes alcanzó un aumento del 3.275%. Es así que mientras que en 2005 el kg. tenía un valor de $ 2,90 en la actualidad el precio promedio ronda los $ 95. Le siguen, en materia de aumentos, el valor de las papas que pasó de $ 0,32 a $ 8,50 en el mismo período, registrando un incremento del 2.659%. El arroz, está también entre los productos que más aumentaron, siendo que hace 10 años se podía conseguir 1 kg. a  $ 1,25 y hoy en día el kilo ronda los $ 28. Esto da por resultado una inflación del 2.244%.

Calidad de los alimentos. 

Entre otro productos que integran la canasta básica se encuentran la docena de huevos que alcanzó una suba del 1.782% y el litro de leche, que trepó un 1.544%. El pollo fue el alimento que menos aumentó, dado que en 2005, el kilo de pollo, que se ubicaba en $ 2,99, hoy se comercializa en cerca de $ 32, lo que refleja una suba del 1.070%.

Para este relevamiento, también se tomó la evolución de los incrementos que se registraron durante ese mismo período en grandes superficies de venta, como Coto y Carrefour, y se analizaron los Índices de Precios al Consumidor oficiales elaborados por el INDEC y los otorgados por las consultoras privadas y por el IPC Congreso.

Poder adquisitivo

En materia de salarios, el sueldo de los trabajadores se incrementó siete veces en los últimos diez años, pero la pérdida de la capacidad de compra se redujo 58 veces. “El exorbitante impacto inflacionario también produjo una pérdida del poder adquisitivo del salario de un 68%”, indicó Calvete. “En 2005 con un Salario Mínimo Vital y Móvil de $ 800 se podían hacer un promedio de 85 compras de canastas básicas -integradas por los seis alimentos básicos relevados-. En la actualidad, con un Salario Mínimo Vital y Móvil de $ 5.580, sólo se pueden hacer 27 compras mensuales de esos mismos productos”.

Precios Cuidados no generó impacto porque no alcanzó a pequeños comercios, dicen en Indecom.

Esto también dio por resultado una considerable depreciación en la calidad alimentaria de los argentinos, que se refleja en los cambios de los hábitos de compras que se realizan con el fin de abaratar costos. Así se da una sustitución de marcas en productos tales como galletitas, gaseosas y derivados de las harinas.

Más allá del remplazo de productos, el consumo también se redujo. Según INDECOM, se produjo una baja considerable en el consumo per cápita anual de carne vacuna, que pasó de 63 kg. a 59 Kg., en el período analizado, mientras que en contraposición, aumentó la ingesta de fideos secos que pasó de 6.55 kg. anual por persona a 9.25 kg. “Este cambio es mucho más acentuado en el interior del país y en el Conurbano bonaerense que en aquellos locales ubicados en Capital Federal”, resaltó Calvete.

En referencia al programa de Precios Cuidados, el cual considera no generó ningún impacto, ya que no alcanzó a los pequeños comercios, Calvete manifestó que “el nuevo gobierno debe trabajar inmediatamente para bajar la inflación en el marco de un panorama de cambio que aporte previsibilidad, con políticas mucho más claras que no traigan a cuesta la mala experiencia de la ejecución de acciones que salieron muy mal cuando debieron haber salido bien”.