Menu Big Bang! News
Dinero Impacto en el bolsillo

Ganancias: cuáles son los principales cambios con el nuevo Gobierno

Las modificaciones anunciadas por el presidente electo sugieren una actualización de las alícuotas y del mínimo no imponible. BigBang te explica de qué se trata el impuesto más comentado de la última década, quiénes lo pagan y cuál será el impacto de los cambios anunciados por el presidente electo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los argentinos llevan 83 años pagando el impuesto a las Ganancias, pese a que pocos comprenden el origen o los alcances del mismo. Quiénes deben pagarlo y qué cambiará en materia tributaria luego del esperado anuncio realizado por Mauricio Macri.

El caballito de batalla de la campaña: Macri anunció modificaciones en el mínimo no imponible.

En principio, el impuesto deben abonarlo tanto las personas físicas como las empresas que superan el llamado “mínimo no imponible” que, en la actualidad y para la cuarta categoría, es de 25 mil pesos brutos mensuales. Las ganancias incluyen el sueldo, los montos percibidos por aguinaldo y horas extras.

Categoría uno: corresponde a las “rentas del suelo”. Es decir, ganancias obtenidas por el alquiler o explotación de inmuebles urbanos y rurales.
Categoría dos: corresponde a las “rentas de capitales”. Son las ganancias que generan las acciones, los intereses, dividendos y utilidades.
Categoría tres: corresponde a las “rentas de empresas y comercios”. Ganancias obtenidas por empresas, comisionistas, rematadores, ciertos fideicomisos y rentas.
Categoría cuatro: corresponde a las “rentas del trabajo personal”. Corresponden a las ganancias del trabajo en relación de dependencia, jubilaciones y seguros de retiro privado.

Según cifras oficiales, el impuesto alcanza en la actualidad a un millón de personas, que representa el 10.2 por ciento de los empleados en relación de dependencia y al 0.7 por ciento de los jubilados. En lo que va del año, el fisco recaudó 343.287 millones de pesos.

“El impuesto alcanza en la actualidad a un millón de personas, que representa el 10.2 por ciento de los empleados en relación de dependencia y al 0.7 por ciento de los jubilados

Su cálculo es progresivo. Es decir, no existe un monto fijo, sino que el importe de las deducciones (las llamadas alícuotas) se calcula en función de las ganancias y de las deducciones aprobadas por la AFIP, que incluyen: estar casado, tener hijos o familiares a cargo, personal doméstico en blanco, etc.

Cargas obligatorias: jubilación, obra social y PAMI.
Cargas personales: cónyugue, hijos y familiares a cargo.
Cargas permitidas: aportes de obras sociales, honorarios médicos, intereses de créditos hipotecarios, seguros de vida, personal doméstico en blanco, sepelios, donaciones, viajes de negocios, sociedades de garantías recíprocas.

Una vez establecida la diferencia entre los ingresos generados y los descuentos, los contribuyentes tienen retenciones mensuales proporcionales a las ganancias netas, que van del 9 al 35 por ciento, dependiendo del nivel de ingresos. Un soltero, por ejemplo, cuyo sueldo bruto es de 20 mil pesos, pagaba hasta ahora (sin contemplar posibles deducciones) 1.405 pesos mensuales.

Las cifras de la última modificación que tuvo lugar en mayo de este año.

El último ajuste del régimen tributario tuvo lugar en mayo de este año y elevó de 15 a 25 mil el mínimo no imponible. Según las cifras presentadas, el ajuste implicó un incremento en el salario del tres al seis por ciento.

Por ese entonces, el director de la AFIP, Ricardo Echegaray, sugirió que una modificación que llevara el mínimo no imponible a 30 mil pesos (la propuesta actual del macrismo) tendría un impacto fiscal de 17.269 millones de pesos anuales para las arcas del Estado.

Las modificaciones anunciadas por Mauricio Macri

El presidente electo publicó en su cuenta de Facebook que los sueldos inferiores a los 30 mil pesos no pagarán ganancias sobre el aguinaldo. “De esta manera, aquello prometido en la campaña tendrá un cumplimiento real e inmediato”, destacó.

“De esta manera, aquello prometido en la campaña tendrá un cumplimiento real e inmediato

Pero esa no es la única modificación que implementará el macrismo. “Una vez que asuma como presidente enviaré a la brevedad al Congreso de la Nación una nueva Ley de Impuesto a las Ganancias para elevar el mínimo no imponible de 11.275 a 30 mil pesos. Además, de una modificación de toda la escala. Una vez que sea aprobada, tendrá vigencia a partir del primero de enero de 2016”, anticipó.

El ministro de Trabajo de Macri anticipó que se modificarán también las alícuotas y las exenciones.

¿Cuál será el impacto en el bolsillo de los trabajadores de los cambios anunciados? “En principio, primero se enviará un Decreto de Necesidad y Urgencia para subir el mínimo de exención de ganancias al aguinaldo a los que cobren menos de 30 mil bruto. Luego, se presentará el proyecto que busca actualizar las alícuotas y las exenciones porque de nada sirve elevar el piso, si las alícuotas no se modifican”, precisó a BigBang Jorge Triaca, ministro de Trabajo de Macri.

La caja de oro y la batalla de Kicillof

La cuestionada medida tributaria le permite al Estado hacerse de una importante caja que, sólo el año pasado, representó el 6 por ciento del Producto Bruto Interno: unos 267.075 millones de pesos. Según el ministro de Economía, el “aporte solidario de los trabajadores” fue utilizado para financiar los planes sociales. Cabe destacar que, en lo que va del año, el fisco lleva recaudados por Ganancias 343.287 millones.

¿Por qué el kirchnerismo se mostró tan reticente a la hora de elevar el mínimo no imponible? La inflación y el piso de las negociaciones paritarias hicieron que los sueldos se elevaran, pero el poder adquisitivo se mantuviera, en muchos casos, por debajo del aumento de precios.

“En lo que va del año, el fisco lleva recaudados por Ganancias 343.287 millones

Un docente bonaerense, por caso, recibió este año un incremento del 27 por ciento de su sueldo que en agosto pasó de 4.400 pesos a 5.600. Sin embargo, las cifras privadas que registran la inflación hablan de un cierre anual cercano al 30 por ciento. Es decir: el sueldo se incrementó, pero el valor de esos pesos no implicó una ampliación en su capacidad de compra.

El ministro de Economía calificó al impuesto como un “aporte solidario de los trabajadores”.

Pese a la depreciación del sueldo, al no incrementarse el piso de quienes deben pagar ganancias, muchos empleados en relación de dependencia debieron sumarle a la pérdida de poder adquisitivo, el pago progresivo del impuesto a las ganancias.

“Mientras que en el 2000 hacía falta un salario equivalente a dos veces el promedio para pagar Ganancias, en la actualidad basta con tener un salario cercano al promedio

Esta diferencia benefició a las arcas del Estado. Mientras que en 2012 el impuesto contribuyó con 138.439 millones de pesos, en 2014 la cifra se elevó en un 92 por ciento. Es decir: al no actualizar el piso de quienes deben pagar el tributo, el Estado se hizo de 128.636 millones de pesos extra en sólo dos años.

Según datos del Instituto para el Desarrollo Social Argentino, el salario de los trabajadores se multiplicó por 12 entre 2000 y 2014, mientras que el monto del mínimo de ganancias sólo se actualizó en cuatro oportunidades. “Mientras que en el 2000 hacía falta un salario equivalente a dos veces el promedio para pagar Ganancias, en la actualidad basta con tener un salario cercano al promedio”, explica el informe del Idesa.

Los ajustes de la era CFK

Aunque siempre se mostró reticente a la hora de modificar el mínimo no imponible, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner modificó los índices que calculan el impuesto en seis oportunidades.

2007: suba del 25 por ciento. El piso alcanzó los 3.346 pesos.
2008: suba del 20 por ciento. El piso alcanzó los 4.015 pesos.
2009: no hubo modificaciones, pero se eliminó la tablita de Machinea.
2010: suba del 20 por ciento. El piso alcanzó los 4.818 pesos.
2011: suba del 20 por ciento. El piso alcanzó los 5.782 pesos.
2012: no hubo modificaciones, se eximió del impuesto la segunda cuota del aguinaldo para los sueldos brutos de hasta 25 mil pesos.
2013: suba del 20 por ciento. El piso alcanzó los 6.938 pesos. Se eximió en marzo la primera cuota del aguinaldo (sobre los sueldos brutos inferiores a 25 mil pesos). En septiembre se eximió a los sueldos brutos inferiores a 15 mil pesos entre enero y agosto. Se incrementó, además, el piso para la Patagonia.
2014: no hubo modificaciones, pero se exime la segunda cuota del aguinaldo para sueldos de hasta 35 mil pesos.
2015: se establecen distintos niveles de deducciones y mínimos. Siguen exentos los que cobran 15 mil pesos. Se mantiene el piso de marzo de 2013 para sueldos superiores a 25 mil pesos.