Menu Big Bang! News
Dinero Tercer incremento del año

Otra patada al bolsillo: a partir de mañana aumenta un 6% la nafta

El ministro de Energía autorizó que desde el 1 de abril vuelva a aumentar la nafta, esta vez un 6%. De esta manera se concretan los tres incrementos pautados para el primer semestre y fuentes vinculadas al sector que éste “podría ser el último aumento del año”. Aún no se informó si el gasoil también subirá su precio.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A los incrementos en los servicios de agua, luz, gas, transporte, la telefonía y los alquileres (algunos ya en marcha y otros a implementarse en los próximos días), ahora también se le suma la suba del precio de litro de nafta, que desde el 1 de abril será un 6% más caro.

El aumento fue autorizado por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, quién ya había autorizado los aumentos de enero y marzo, ambos del 6% también.

El presidente de la Federación de Entidades de Combustibles de la Provincia de Buenos Aires, Luis Malchiodi, había anticipado el lunes pasado que el precio de la nafta “en abril va a aumentar 6%”.

Según el empresario, este ajuste “sería el último, porque se espera que en el segundo semestre haya mayor estabilidad, más consolidación entre el peso y el dólar, y no habría necesidad de más ajustes”.

“Sacando Uruguay, que tiene valores un 20 por ciento más caros, el resto de los países tienen valores parecidos a los nuestros”, afirmó Malchiodi en declaraciones a Radio Provincia, e inmediatamente señaló que “la venta de combustibles líquidos cayó cerca del 20 por ciento”, igual que la de Gas Natural Comprimido (GNC), “pese a que éste todavía no sufrió tantos aumentos”.

El aumento del combustible se da en un contexto muy particular, porque en el mundo el petróleo baja pero en Argentina el litro de la nafta es cada vez más caro.

En diciembre pasado, luego de levantar el cepo cambiario, las refinadoras se sentaron a negociar con el Gobierno un permiso para aplicar aumentos debido a que el petróleo crudo que compran está valuado en dólares, pese a que se paga en pesos. Como el peso continuó perdiendo valor frente a la moneda extranjera, las compañías entienden que es hora de nuevas subas.