Menu Big Bang! News
Dinero Los detalles

Principio de acuerdo con los holdouts: cuánto pagará el país

El mediador, Daniel Pollack, aseguró que el documento firmado por la Argentina fue por USD 6.653. "Es un gran paso, pero no el paso final", aclaró. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Finalmente, luego de años de negociaciones, el Gobierno argentino y los houldouts llegaron a un acuerdo, según lo confirmó el propio mediador Daniel Pollack a través de un comunicado oficial. Según detalla el escrito, se alcanzó un "principio de acuerdo" de USD 6.653 millones con los houldouts más complejos, en referencia a las negociaciones que se llevaron a cabo con el fondo NML, de Paul Singer.

Daniel Pollack fue el encargado de anunciar el acuerdo. 

"Me da un gran placer anunciar que una batalla de 15 años entre la Argentina y Elliot Management, de Paul Singer, está en el camino a ser resuelto", expresó Pollack, aunque advirtió: "Es un gran paso, pero no es el paso final". El acuerdo fue firmado durante la noche del domingo 28 de febrero luego de "tres meses de negociación" con el nuevo Gobierno.

Ahora deberán cumplirse los requisitos impuestos por Griesa. 

De esta forma para que el acuerdo llegue a buen puerto, Argentina deberá cumplir con los requisitos impuestos por el juez neoyorquino Thomas Griesa, que debe ser aprobado por el Congreso argentino. En ese sentido se deberán derogar la Ley Cerrojo y la Ley de Pago Soberano, que impiden el pago a bonistas que no habían entrado a los canjes de 2005 y 2010.


 


 

El acuerdo significa un claro golpe de efecto para las finanzas argentinas. Muchas de las obras de infraestructura que tiene Mauricio Macri en carpeta están ajustadas a pedidos de financiamiento por parte de organismos de crédito internacional. El acuerdo con los buitres es una excelente noticia para que –al haber salido del default– muchas de las entidades que podrían acercar capitales a la Argentina lo hagan con menos requisitos y exigencias. Fue una buena noticia para los planes que tiene Macri en la cabeza.