Menu Big Bang! News
Dinero otra vez a la mesa

Semana B: el Gobierno comienza las nuevas negociaciones con los holdouts

Luis Caputo, secretario de Finanzas, viaja a Nueva York para preparar el encuentro que tendrán el miércoles con los llamados fondos buitre. ¿Cuál será la postura del nuevo gobierno?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El gobierno de Mauricio Macri retomará esta semana las negociaciones con los holdouts. El secretario de Finanzas, Luis Caputo, viajará hoy a Nueva York para preparar el primer encuentro de la nueva gestión. ¿Cuál será la postura argentina?

“Queremos resolver el litigio con una negociación justa, que nos ayude a salir de esta situación lo antes posible

El presidente anticipó que quiere “resolver el litigio lo antes posible”.

La reunión tendrá lugar el miércoles y enfrentará a la delegación nacional con los representantes de los acreedores que denunciaron al país en 2010 por el default de la deuda y el mediador, Daniel Pollack.

De cara a la reapertura de las negociaciones, demorada el 18 de diciembre a pedido del Gobierno argentino, Macri anticipó: “Queremos resolver el litigio con una negociación justa, que nos ayude a salir de esta situación lo antes posible”.

La gestión Kicillof dejó las mesa de negociaciones en 8 mil millones de dólares.

El 28 de octubre, casi un mes antes de las elecciones presidenciales, la gestión del por entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, solicitó posponer la audiencia prevista para diciembre para dejar en manos de la nueva gestión la resolución del litigio.

El juez que sigue la demanda, Thomas Griesa, aceptó el pedido argentino, pero devolvió gentilezas: extendió sólo dos días después la sentencia originial (que había favorecido a sólo a los fondos NML Capital y Aurelius) e incorporó 49 causas más contra el país. ¿El detalle? La resolución incrementó a 8 mil millones de dólares el reclamo que se negocia en la corte de Estados Unidos.

El último fallo de Griesa fue negativo para la Argentina: extendió la demanda y aumentó la deuda.

El reclamo original de los “fondos buitre” comenzó en 2010 y fue de 428 millones de dólares que, al momento de establecer la demanda, la Justicia estadounidense advirtió que en realidad ascendían a 1.500 millones por los capitales e intereses punitorios acumulados.

Tras cinco años de reuniones, Cristina Fernández de Kirchner dejó una mesa de negociación distinta: el reclamo ahora es de 8 mil millones y podría seguir subiendo.