Menu Big Bang! News
Dinero Cambio de gobierno

Sturzenegger ya tuvo su primera pelea con los bancos privados

El nuevo titular del BCRA quiere renegociar los contratos de dólar a futuro que se realizaron durante la gestión de Alejandro Vanoli. Pidió a las entidades que resignen parte de sus ganancias.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los banco privados y el nuevo titular del BCRA, Federico Sturzenegger, tuvieron hoy su primera pelea como consecuencia de los contratos de dólar futuro que se realizaron durante la gestión de Alejandro Vanoli.

A poco de asumir, Sturzenegger mantuvo reuniones con representantes de entidades financieras, con quienes intentó proponer distintas formas de resolución a esos contratos, pero se encontró con una dura postura de los bancos.

El funcionario mantuvo reuniones con directivos del Mercado Abierto Electrónico (MAE), de la Asociación de Bancos Argentinos (ABA) y de la Asociación de Banco Privados de Capital Argentino (ADEBA).

Allí planteó la necesidad de que las entidades y sus clientes resignaran parte de su rentabilidad en aras de reducir el impacto monetario, una vez que se resuelvan esos pactos.

Esta propuesta fue rechazada de plano por las entidades financieras, que alegan que una medida de estas características afectaría su patrimonio y rentabilidad y provocaría miles de demandas por parte de sus clientes y accionistas.

"No se puede afectar la seguridad jurídica y los derechos de los particulares. Los contratos se hicieron dentro de un marco de legalidad y transparencia en el cual el Estado actuó también. Ahora no se nos puede pedir que absorbamos pérdidas", planteó un representante de los bancos.

Sturzenegger considera que se tienen que revisar todos los contratos porque en muchos casos se ha obtenido una rentabilidad enorme ya que muchos de esos contratos, pactados con el BCRA a 10,50 pesos luego se vendían en futuros de Nueva York a 15 pesos, dejando a la autoridad monetaria con una excesiva diferencia a cubrir.

La otra posibilidad que manejan en el BCRA es la entrega de un bono, para evitar el impacto de liquidez de la resolución de los contratos, en los agregados monetarios.

Sin embargo, desde el sector privado evalúan que "si bien puede ser una posibilidad a considerar, tampoco es una solución que se pueda generalizar".

Las entidades financieras sostienen que en la mayoría de los casos actuaron como comitentes de empresas y particulares que buscaron una forma de cobertura frente a una eventual devaluación.

La sola amenaza de un incumplimiento de los contratos disparó las alertas en los principales estudios jurídicos que asesoran a bancos y a empresas.

El conflicto del dólar futuro provocó efectos colaterales en las entidades financieras, en especial, en las extranjeras que aguardan una definición en materia cambiaria, justo en el momento que el flamante gobierno gestiona con un grupo de bancos un préstamo sindicado para respaldar el sistema de reservas.