Menu Big Bang! News
Dinero Informe privado

Unas 900 mil personas dejaron de buscar empleo

Lo dice un trabajo de la UCES. Sostiene que hay que medir a quienes no buscan empleo por falta de oportunidades. De esa manera, la tasa de desocupación sería mucho más alta.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Unas 890 mil personas abandonaron el mercado de trabajo entre 2011 y 2015 por lo que se denomina "efecto desaliento", de acuerdo con un informe difundido hoy por la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES).

El trabajo realiza una proyección sobre la cantidad de desempleados que tendría que haber en la actualidad si las personas no hubieran dejado de buscar un empleo, en base a una población total estimada en 43,2 millones de personas.

El punto de referencia es el período abril-junio del 2011, cuando la Población Económicamente Activa (PEA), integrada por las personas que trabajan y las que no, era el 46,6 por ciento del total. 

La UCES señala que en el mismo período de este año la PEA descendió a 44,5 por ciento del total de la población, lo que equivale al "mínimo en trece años".

De acuerdo con los datos del INDEC, en el mismo período de este año el desempleo alcanzó al 6,6 por ciento de la población económicamente activa.

Pero estima que "si se elimina el denominado efecto desaliento la proporción de desempleados sobre la población económicamente activa ajustada subió al cierre del segundo trimestre de 2015 a poco más de 11 puntos porcentuales".

"Ese rango posiciona al país entre las diez naciones con mayor tasa de desempleo, muy cerca de Irlanda (9) e Italia (8)", añade el informe.

El informe privado sostiene que "el fenómeno no es nuevo, sino que ha sido una constante en la historia argentina, puesto que el nivel de desocupación ha sido siempre subestimado por el efecto de la recurrente retracción de la tasa de participación de la población en edad de trabajar en el mercado de trabajo en tiempos de crisis, a niveles muy bajos en una comparación internacional".

En ese sentido, se aclaró que "el principal factor que provoca ese comportamiento de la oferta laboral es la falta de oportunidades para obtener un empleo remunerado, la cual se manifiesta parcialmente en la creciente antigüedad de los desocupados en tiempos de crisis".

La UCES afirmó además que "induce a la persistencia de bajas tasas de participación de la población en comparación con los estándares internacionales algunos programas de Gobierno de asistencia social, porque imponen como prerrequisito para acceder al beneficio la carencia de un empleo registrado"