Menu Big Bang! News
Lo Destacado Confuso episodio

Barreda cambió de nombre y apareció solo en un hospital

El múltiple femicida fue fotografiado en el Hospital de Pacheco. Dijo que se llamaba Alberto Navarro y que su familia lo había abandonado.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa
Todo comenzó con un llamado a la solidaridad. Una mujer publicó en su muro de Facebook la foto de un abuelo en la sala de espera del Hospital de General Pacheco. Se mostró conmovida por la mirada de ese hombre que dijo llamarse Alberto Navarro y condenó a su familia por dejarlo abandonado. Pero a las pocas horas se supo que Navarro era ni más ni menos que Ricardo Alberto Barreda, el famoso femicida que el 15 de noviembre de 1992 mató en La Plata a su esposa, su suegra y sus dos hijas. 

La mujer terminó por cambiar su posteo. Antes había dicho que "el abuelo necesita amor, su familia debería venir a buscarlo".
 
"Apareció en el hospital y dijo que no tenía dónde ir. Tenía un problema en la próstata. Dijo que su familia lo había abandonado. Trató mal a una enfermera y quiso quedarse a dormir. Alguien le preguntó si era Barreda y dijo que se llamaba Alberto Navarro. Al rato se fue, apenas podía caminar, tenía los pantalones bajos", dijo a BigBang una persona que fue testigo de la presencia del odontólogo en ese hospital.
 
Barreda
El múltiple femicida junto a su última mujer, Berta, que murió el año pasado.

"Dijo que se llamaba Alberto Navarro, pero todos sabíamos que se trataba de Barreda

Barreda
Insólito. Barreda, cuando reclamó en una marcha contra la inseguridad.

Barreda vive en en la casa de un amigo en Troncos del Talar, Tigre, donde fijó domicilio para la libertad condicional que le fue otorgada al borde de fin de año. Está cerca del hospital donde fue fotografiado. Lo llamativo es que la mujer que posteó la foto y el mensaje "conmovedor" nunca reparó que el "pobre abuelo con mirada tierna", al que su familia debería ir a buscar, fue el hombre que hace 24 años mató con frialdad a las mujeres de su familia. 

Vive en General Pacheco. Foto: Diario Perfil.

 A los 80 años, Barreda parece vivir el inexorable destino de una tragedia griega. Hace pocos días, la Justicia le dio la libertad definitiva. Pero el odontólogo que pasó a la fama de las páginas policiales se siente más preso que nunca.