Menu Big Bang! News
Política un futuro incierto

El plan de Marcelo Tinelli para romper su sociedad con Cristóbal López

El conductor está disconforme con el trato recibido dentro del Grupo Indalo, que además atraviesa cimbronazos político-económicos. Promesas incumplidas, la tensa relación con un socio y la estrategia de salida de un hombre que sólo responde a sí mismo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Le deben todavía parte de su porcentaje de los 32 millones de dólares en que se vendió Ideas del Sur. Hace nueve meses que no cobra su sueldo como conductor ni como director artístico de la productora. Le rebotaron el presupuesto para este año del "Bailando". No le atienden el teléfono y le suspenden reuniones.

Así de sintético es el panorama de la tensa relación que se vive hoy entre Marcelo Tinelli y Cristóbal López, su socio mayoritario. Pero no termina allí el límite de esta foto casi final. Por estas horas, el conductor está estudiando con sus abogados la posibilidad de rescindir su contrato con el Grupo Indalo. Tanto como socio como en su rol de directivo. Y no es imposible.

Tinelli e Indalo, un equilibrio cada vez más complicado.

Al cerrar la venta de Ideas del Sur, el conductor se quedó con un 19 por ciento del paquete accionario y una cláusula put a su favor, en donde se especificaba que el animador, a partir de agosto del 2014, tenía la posibilidad de vender su parte a López. Pasó la fecha y no ejecutó la transferencia de su posición. Tampoco sus socios se preocuparon por recordárselo, porque Ideas del Sur tiene diferente valor con Tinelli adentro.

Pero en estos días, sobre todo después del escándalo fiscal en que se vio envuelto el empresario, el animador está dispuesto a romper la sociedad y también pedir la rescisión de su contrato como gerente artístico, que vence en 2022. Pero la carta más importante que puede jugar Tinelli es terminar ya con su relación como conductor del "Bailando". En este caso, el vencimiento se cumple a fin de este año. El hombre está dispuesto a jugar todas las cartas lo más rápido posible.

Cristóbal López, socio mayoritario del conductor.

“QUE PAGUE TINELLI”

Esta es una de las frases que más molesta al conductor. Dicen que desde diciembre la repite como una letanía Fabián De Sousa, socio de Cristóbal y quien maneja todos los medios del grupo. La acuñó cuando, en diciembre, le anunció a la producción del ciclo del 13 que el presupuesto para este año iba a ser el mismo que el pasado. “Pero así no podemos contratar a nadie” intentó explicar uno de los productores. Allí se escucho por primer vez el latiguillo “Entonces que lo pague Tinelli”. Era el principio del conflicto.

Hasta hoy el dinero sigue sin aparecer y toda la producción está demorada. Ya Marcelo le anunció a Adrian Suar que, hasta mediados de mayo, se olvide de su programa. Pero el malestar de Tinelli no se limita a este ahorro forzoso que le quiere imponer De Sousa. Le deben todavía nueve meses de su sueldo como conductor y director artístico. Casi el ciclo completo del año pasado. A eso se le suma el atraso en los honorarios de muchas de las figuras que bailaron o fueron parte del jurado. Y para ellos el responsable es él, no el Grupo Indalo.

Se agrega a esto cierto descontento con algunos nombres que se sumaron a la sociedad a partir de las últimas compras mediáticas de Cristóbal. “Tinelli se banca que haya ingresado como socio Mario Pergolini a través de Vorterix, pero soportar a tipos como Spolski es demasiado” dicen en su entorno, con una contundencia que sorprende.

Para completar este cóctel explosivo, se agrega el incumplimiento de la promesa que le hicieron cuando compraron Ideas del Sur. La intención del animador era vender toda su parte, como lo hizo Clarín. Lo terminaron convenciendo con un suculento contrato como director artístico y el juramento de que C5N se iba a mudar a los estudios de la calle Olleros, más la producción de varios programas fuera de la órbita de "Showmatch". Nada de eso se cumplió y hoy esa desilusión paso a convertirse en otra de las causas que pueden llevar al conductor a romper su sociedad con López.

Tinelli analiza una estrategia de salida.

Encima, sus llamados telefónicos a De Sousa no tienen respuestas desde fines del año pasado. Sólo Cristóbal se reunió con él durante exiguos veinte minutos, cuando se inició el rumor de la división de Indalo. Allí el empresario le habría manifestado su hartazgo de los medios. “Igual quédate tranquilo que Fabián te va a tratar bien. Yo me encargo” le dijo cuando se despedía. Lo que se olvidó de decirle fue que horas después iba a estallar el escándalo de la evasión fiscal. Cuando se enteró, Tinelli empezó a darle forma a la idea de irse.

El plan que baraja por estas horas es quedar libre y renegociar un contrato individual con Canal 13 para seguir al frente del "Bailando". En el grupo hay voluntad de asumir esa jugada. El único inconveniente es que el contrato del programa más visto de la televisión termina a fines del 2017 y le pertenece a Indalo. Pero todo se puede negociar, dicen a su alrededor.

Lo cierto es que, por estas horas, Tinelli esta dispuesto a romper su sociedad con Cristóbal López como una manera de recuperar su independencia artística, pero también para alejarse de un escándalo político que puede llegar a salpicarlo indirectamente. Y eso es inaceptable para un hombre que responde a un único partido: el Tinellista.