Menu Big Bang! News
Actualidad Tragedia en la fiesta electrónica

El relato de dos jóvenes que fueron a Time Warp: "La droga la ofrecía gente del lugar"

Los investigadores intentan establecer si las pastillas que causaron la muerte de cinco jóvenes fueron vendidas en el predio de Costa Salguero. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Tanto el fiscal que se encargó de llevar adelante la primera parte de la causa como el juez que actualmente la investiga están convencidos de que las drogas que mataron a cinco chicos y dejaron gravemente intoxicados a varios más en la fiesta electrónica Time Warp fueron distribuidas dentro del predio, con la probable connivencia de las fuerzas de seguridad. Y los testimonios de dos asistentes al evento, recogidos por BigBang, apoyan la teoría de la Justicia

Los organizadores siguen en la mira.

 

"Estaba explotado de gente. Había mucha seguridad en la entrada, pero no podían contener a tantas personas. Saltaban las vallas, estaban todos amontonados, empujaban mucho", relató Edgar Peralta en relación a la noche fatídica. "Los controles eran mínimos: te palpaban apenas los bolsillos, los costados y las piernas"

"La gente saltaba las vallas, estaban todos amontonados.

Si bien el joven aseguró que las canillas de agua del baño sí estaban habilitadas, se sumó a los testimonios que señalaban que sólo se expendía agua marca Block la cual es "de muy mala calidad". Además, Edgar aseguró que las drogas son vendidas por personas pertenecientes a la organización del evento. "Las cosas que te pueden llegar a sacar en la entrada luego las venden adentro", ilustró

 
Superman, la droga protagonista de la fatídica fiesta.
Superman, la droga protagonista de la fatídica fiesta, se vendía a 150 pesos.

Por su parte, Pablo Moyano, otro de los asistentes a la Time Warp, también describió un cuadro similar en relación al flojo operativo de seguridad. "No te revisan mucho, más que nada te palpan y te dejan pasar, por lo cual es difícil que te lleguen a sacar algo si lo llevás", señaló. "Adentro no hay ningún seguridad, si ya pudiste pasar en la primera vigilancia lo que llevás, adentro ya no te van a decir nada".

"Te palpan y te dejan pasar. Es difícil que te lleguen a sacar algo si lo llevás.

"Una vez adentro, la botellita de agua al principio estaba a alrededor de 50 pesos, y más tarde aumenta hasta a 80 pesos. Gente del lugar te ofrece sustancias", agregó Pablo. "Lo del agua es un tema fundamental: a veces se venden más entradas de lo que se debería y adentro hace un calor increíble, eso hace que nos empecemos a deshidratar".