Menu Big Bang! News
Política Lavado de dinero

Fariña, desde Ezeiza: "A Lázaro Báez no lo vi derrotado, lo vi furioso"

El "valijero", que declarará el viernes ante el juez Santiago Casanello, contó cuál era su vínculo con el empresario kirchnerista detenido ayer.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Leonardo Fariña nunca pensó que podría volver a cruzarse con Lázaro Báez. Y mucho menos en la cárcel de Ezeiza. "Lo vi más de cien veces, aunque no creo que me lo cruce en el penal, quizá lo ubiquen en otro pabellón", dice Fariña. 

Algunos de esos encuentros, según confiesa, fueron en La Rosadita. La caída del empresario más emblemático del kirchnerismo sorprendió al llamado "valijero de lujo" que está preso por evasión agravada. El viernes va a declarar ante el juez Santiago Casanello en la causa por lavado de dinero.

Fariña habló con BigBang desde la cárcel de Ezeiza.

"A Lázaro lo conozco mucho: no lo vi derrotado, lo vi furioso. Ese gesto de fruncir el ceño, la forma en que pone la boca y la postura, son muestras de su furia. Varias veces lo vi así", le dijo Fariña a BigBang. Reveló que se enteró de la detención viendo la televisión con sus compañeros del pabellón G del penal de Ezeiza, donde lleva detenido dos años. "Acá, en la cárcel, están todos sorprendidos", contó.

"Acá, en la cárcel, están todos sorprendidos

"No quiero hablar mucho del tema porque voy a declarar el viernes. Además hay secreto de sumario. Quiero ser prolijo y no veo la hora de que esto se resuelva", dijo Fariña.

Fariña va a declara el viernes en Comodoro Py.

El video del escándalo

Cuando el video de Martín Báez contando dólares en “La Rosadita” apareció en la pantalla de El Trece, Leonardo Fariña estaba reunido con un grupo de compañeros de la cárcel de Ezeiza frente a un televisor.

 

"El video me pareció indignante y obsceno. Después de verlo, mis compañeros se preguntaron por qué yo estaba preso. Y me lo pregunto yo: ¿por qué estoy preso? No soy fiscal o juez para decir eso. Pero conociendo bien a los personajes y a esta historia, puedo decir que esas imágenes podrían ser un eslabón de una serie de acciones delictivas", le había dicho Fariña a este portal hace dos semanas.

Martín Báez toma whisky. En la mesa, las pilas de dinero.

-¿Usted estuvo varias veces en “La Rosadita”, no?

-Si. Muchas.

-¿Y alguna vez vio una escena similar a la que aparece en el video?

-No. Pero no me sorprende.

-¿Por qué?

-Por el volumen de dinero que manejaban. El tema es investigar de dónde venía y hacia dónde venía ese dinero.

-¿Usted lo sabe?

-Eso lo tiene que investigar la Justicia. Yo creo que si hay buena voluntad, esto se resuelve en dos semanas. Sólo es cuestión de decir la verdad y armar bien el rompecabezas.

"Me la creí, pero fui un idiota", confiesa Fariña desde la cárcel. Tiene 29 años.

-¿Con Martín Báez tenía una buena relación?

-Sí. Esa relación incluso era extra laboral. Con Martín Báez éramos dos pibes de 23 y 24 años. Salíamos a comer, compartíamos cosas.

-¿Eran amigos?

-No, teníamos una buena relación. Martín era callado, muy introvertido. El nació con la prisión del padre. A los 23 años firmaba como director de Austral Construcciones S.A.. No es fácil eso.

"Antes de que me expusiera públicamente, Lázaro era generoso conmigo", dice Fariña.

-¿Con Lázaro también tenía ese tipo de vínculo?

-Lázaro era generoso como jefe. Por más que diga que no me conoce, habré estado con él más de cien veces. Yo lo asesoraba.