Menu Big Bang! News
Narcos 2.0: así reclutan las bandas en las fiestas electrónicas

Policiales Desde adentro

Narcos 2.0: así reclutan las bandas en las fiestas electrónicas

Captan posibles vendedores por Facebook y muchos de los llamados "transas" tienen un calendario con las fechas de las rave más convocantes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Estuve cocinando todo el día. Está todo armado. Estoy yendo para ahí, llevo mucha Karina”. Esa frase figura en un expediente y surge de una escucha telefónica protagonizada por dos dealers que vendían drogas sintéticas en fiestas electrónicas privadas y clandestinas que se hacían en quintas bonaerenses. “Karina”, en la jerga criminal, es ketamina, la poderosa droga que es usada como anestesiante de caballos.

La fatídica fiesta electrónica Time Warp de Costa Salguero, en la que el sábado murieron cinco jóvenes por intoxicación, dejó al descubierto la operatoria de las bandas de narcotraficantes en ese tipo de fiestas. Muchas de ellas actúan con impunidad. Captan posibles vendedores por Facebook y muchos de los llamados "transas" tienen un calendario con las fechas de las rave más convocantes.

Investigan si en la fiesta de Costa Salgero hubo zona liberada. 

"Reclutan a través de los repartidores de tarjetas y, lo que es terrible, los narcos usan a los jóvenes de estas fiestas como conejillos de indias de las drogas que fabrican

“Hay que imaginarse que es un circo en el que durante la función y en los intervalos aparecen los vendedores ambulantes ofreciendo comida o gaseosas. Los dealers son los vendedores ambulantes de las fiestas electrónicas”, dice un comisario retirado de la Federal con experiencia en operativos antinarcos.

Los llamados "transas" tienen un calendario con las fechas de las rave más convocantes.

“¿No da para ir a hacer un poco de plata ahí?”, pregunta un dealer según figura en una de las causas por narcotráfico que investigó la venta de drogas sintéticas en los boliches. Los grupos actúan con "soldados" que van de fiesta en fiesta vendiendo pastillas o ácidos. "Algunos hacen hasta mil pesos por noche, y muchas veces actúan con zona liberada a cambio del pago de coimas", dice una fuente judicial.

Según la fuente, un dealer que participaba del negocio como último eslabón de la cadena criminal confesó que había dejado de vender Superman, la pastilla que habría causado la muerte de los jóvenes, porque era muy dañina. "Hay dealers que se fueron de grandes bandas y empezaron a cocinar por su cuenta. Y la droga que vendían era veneno". 

Hace un año fue detenida una banda que supuestamente vendía éxtasis en fiestas electrónicas.

La abogada Analía Fangano, que intervino en el caso Cromañón -donde el 30 de diciembre de 2004 murieron 194 personas-, reveló que las bandas buscan vendedores para infilitrarlos en las fiestas electrónicas. "Reclutan a través de los repartidores de tarjetas y, lo que es terrible, los narcos usan a los jóvenes de estas fiestas como conejillos de indias de las drogas que fabrican", denunció Fangano.

 

También se refirió a las responsabilidades y a la falta de controles: “Lamentablemente este tipo de fiestas pueden compararse, metafóricamente, con el ingreso del ganado al corral. Una vez adentro, después de hacer una larga fila, el calor, las luces, el exceso de gente y a veces la falta de agua para que consuman menos hacen que muchos de los jóvenes tengan que salir para tomar aire". 

"Los jóvenes son tratados como si fueran ganado

 

"El tema central -opinó Fangano- es que no puede delegarse el control del público a manos privadas. Los inspectores deben permanecer allí. Hay que agudizar los controles, de manera que el personal encargado de fiscalizar permanezca en el sitio. Además deben realizarse tareas de inteligencia policial a fin de dar con los dealers".

Cómo reclutan a los dealers

Como caso simbólico puede mencionarse el de Javier Florio Lenartowicz, un fisicoculturista detenido en diciembre de 2015 por ser el presunto líder de una banda que vendía drogas sintéticas en fiestas clandestinas. Las organizaban en quintas y convocaban por Facebook o Twitter.  

Javier Florio Lenartowicz fue acusado de vender drogas en fiestas electrónicas.

¿Cómo operaba este grupo criminal? Según los investigadores, cocinaban la droga en un laboratorio de Berisso. La fragmentaban y luego la distribuían a una red de dealers. “Lo llamativo es que los mismos dealers reclutaban otros dealers que terminaban haciendo el trabajo sucio”, dijo una fuente del caso. “Tenemos que conseguir tres o cuatro piojosos que cobren 200 pesos para vender”, le dice un narco a otro, según revela una escucha. 

"Tenemos que conseguir tres o cuatro piojoso que cobren 200 pesos para vender

“Los elementos señalados permiten tener como acreditado que era el organizador de la estructura estable de más de tres personas dedicadas al tráfico de estupefacientes, especialmente drogas sintéticas, que provenían de un laboratorio de Berisso”, dice la causa, a la que tuvo acceso BigBang. A uno de los detenidos se le secuestraron pastillas de color lila que tenían dibujadas una mariposa.

Las dosis de éxtasis que la banda pretendía vender.
Cada dosis de éxtasis era vendida a 200 pesos.

En las escuchas aparecen frases de este tipo: "Estuve viendo el Patrón del Mal, al tipo lo agarraron después de 30 años. Hay que tener cuidado. Se va teniendo un auto injustificable, una lancha injustificable, una casa injustificable. Y todo empieza a desmoronarse por eso". 

"Como quedó claro en la última sentencia de Cromañon, las omisiones de la Justicia Contravencional, que de ningún modo puede ser suplida por la Policía, son las que colocan en situación de desamparo al público. No basta con un médico cada tres mil personas, sino que además en el lugar se debe controlar de manera personal", afirmó Fangano. 

"Se manejan con sofisticación, incluso tienen ingenieros, químicos y trabajan en lugares bien equipados

Los Breaking Bad argentinos

Al crecimiento del consumo y la comercialización de drogas en Argentina, ahora se suma una nueva problemática que pone en alerta a las autoridades locales: la instalación de laboratorios de drogas sintéticas en el país. La comercialización y consumo de estos estupefacientes crece en el mundo y Argentina no está exento de esto; el desbaratamiento de laboratorios químicos evidenció la situación. ¿Cómo operan estos narcos que emulan a los protagonistas de Breaking Bad?

Se manejan con sofisticación, incluso tienen ingenieros, químicos y trabajan en lugares bien equipados”, dijo una fuente de la Policía Federal. 

En ascenso. La venta y comercialización de drogas aumentó considerablemente. 

Los operativos

De un tiempo a esta parte, una serie de operativos anti droga puso en evidencia la instalación en el país de un importante número de laboratorios. Un operativo ordenado por el juez federal de Capital Sergio Torres denominado "Rola Fest", secuestró casi 12.000 pastillas y material para preparar 40.000 más. Estos operativos se suman a un informe del Ministerio Público Fiscal el cual detalló el avance de estas organizaciones delictivas. 

El año pasado secuestraron más de 40.000 pastillas de metanfetaminas

Según un informe anual de la Junta Internacional de Fiscalizacion de Estupefacientes (JIFE, dependiente de Naciones Unidas), Argentina fue el país de América del Sur donde más LSD se secuestró en 2014. El aumento de la venta de la droga también preocupa y ya se multiplicaron los quioscos de ventas de drogas en todo el país. Se estima que sólo en la ciudad de Posadas, se mueven dos millones de pesos diarios de droga, de los cuales entre un 30% y 50% se exporta el exterior

Otro caso paradigmático es la banda integrada por 13 narcos que quería vender éxtasis en fiestas electrónicas. Fueron detenidos hace tres meses en San Isidro, donde uno de los miembros del grupo criminal estaba con una remera con la cara del profesor de química que mutó en peligroso narco y hasta cambió su nombre por el de Heisenberg. 

La droga sintética, la vedette de la serie "Breaking Bad".

El presunto jefe y organizador de la banda era DJ. Con sus cómplices organizaban fiestas electrónicas privadas en quintas y terrazas de edificios donde vendían la droga sintética que elaboraban en su búnker de Olivos, en Vicente López. 

Miembro de una banda acusada de vender droga en fiestas clandestinas. Eran fans de Breaking Bad. Foto: Dyn.

Se cree que querían comercializar éxtasis en el festival Lollapalooza. En los allanamientos hechos por orden del juez federal Sergio Torres se secuestraron 50.000 dosis de éxtasis, que vendían a 200 pesos cada una.