Menu Big Bang! News
Show Madre estricta

El reglamento "militar" de Nicole Neumann para cuidar a sus hijos

En su casa, la carne está prohibida, anota en un pizarrón hora por hora la actividad de sus hijos y no repite el menú en la semana.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Nicole Neumann reveló las obsesiones que la persiguen a la hora de cuidar a su familia. A pesar de trabajar mucho, la modelo es estricta con la dieta del hogar, por eso se toma el tiempo de cocinar sano y no repetir las mismas comidas en la semana. Además también habló sobre su relación con Fabián Cubero y un problema que la persigue desde chica: los celos.

Nicole Neumann habló de sus obsesiones con la revista Luz

La modelo, que defiende los derechos de los animales y por esta razón se hizo vegana en julio de 2014, le comentó a la revista Luz que le preocupa la alimentación y que por eso cocina sano, no repite las mismas comidas en la semana y sigue rutinas estrictas: “En casa no se repiten comidas. Soy tremenda con eso, hasta tengo un pizarrón donde anoto el menú semanal. Soy rutinaria con los horarios, a las 19 es el momento del baño de las nenas, a las 20.30 cenamos y a las 21 se van todos a dormir”.

La modelo se cuida en las comidas y no repite menú en la semana.

Además, la conductora televisiva contó que en su casa no se compran ciertos alimentos y que cuando aparecen en la alacena es porque su marido los trajo del kiosco: “En casa no se cocinan carnes, se come todo sano. Pero Fabián tiene un tema, vive comprando chocolates. Pero no tiene problema, come lo que hay, se acostumbró a lo sano”.

Familia feliz. Nicole y sus obsesiones para cuidar a sus hijos. Foto: Revista Hola.
La modelo contó que su marido come chocolates pero que cuando está en su casa se cuida con las comidas.

A la hora de hablar sobre su matrimonio, la modelo expresó que a pesar de confiar plenamente en su marido, siempre tuvo un problema con los celos: “ya no monitoreo, pero si durante tres horas no me contesta el teléfono, llamo y digo: 'Che flaco, ¿qué onda? Conmigo volvés sin avisarme y encontrás tus bolsitos en la puerta”.