Menu Big Bang! News
Show Triste aniversario

A cinco años de su muerte: las apariciones místicas de Romina Yan

La actriz falleció a los 36 años, luego de sufrir una descompensación cardíaca. El recuerdo de Cris Morena y los sorprendentes mensajes que su padre, Gustavo Yankelevich, aseguró haber recibido por parte de su hija. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Pasaron cinco años de la noticia que conmovió como pocas al ambiente artístico: Romina Yan, la hija de Cris Morena y Gustavo Yankelevich, había muerto a los 36 años, luego de sufrir una descompensación cardíaca. Según sus padres, la actriz permanece en contacto permanente con la familia. Emotivos mensajes en el quinto aniversario de su muerte.

El primero en revelar las misteriosas apariciones fue el productor televisivo. “A los cuatro días de la muerte de Romina tuve un sueño muy nítido. Era con colores y de una nitidez brutal, tan brutal que no era de la Tierra. Había nombres de gente que no conocía y que Ro me presentó en el sueño”, relató al diario La Nación.

Gustavo contó que Romina le habló en sueños pocos meses después de su muerte.

Sorprendido por el encriptado mensaje de su hija, Gustavo consultó a Mary, su histórica psicóloga que atendía, además, a su hija. “Le dije: ‘Voy a empezar por una pelotudez, tuve un sueño. Cuando le contaba, ella abría los ojos y me dijo: ‘Romina te quería contar justamente eso: te fue a contar al sueño lo que te dijo que te iba a contar en persona la última vez que la viste con vida’”.

“Fue ahí que me empezó a acompañar, cuando se dio cuenta de que yo la necesité, volvió a aparecer

Cris Morena también reconoció haber recibido mensajes de su hija. Tan inspiradores fueron que, según la productora, fue Romina quien compuso algunos temas de Aliados y quien la inspiró con el guión. “Iba manejando por una curva, miré un cartel que decía ‘Free’ (libre, en inglés) y sentí una cosa en el pecho como de alegría, que no había sentido en un año y medio”, recordó la rubia.

“Agarré un cuaderno y empecé a escribir de inmediato una canción. Escribía, escribía y la sentía adentro. Fue ahí que me empezó a acompañar, cuando se dio cuenta de que yo la necesité, volvió a aparecer”, cerró.