Menu Big Bang! News
Show "Los 33"

Antonio Banderas reclamó pensión vitalicia para los mineros chilenos

El actor español interpreta al minero Mario Sepúlveda en la película que Hollywood rodó sobre el drama que les tocó atravesar a 700 metros de profundidad, un tema que paralizó al planeta. Desde entonces, el gobierno chileno les otorgó una pensión de 450 dólares mensuales. Muchos tienen problemas económicos. Y Antonio Banderas reclama “que puedan vivir con dignidad”. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El actor español Antonio Banderas encarnó al minero más mediático, Mario Sepúlveda, en “Los 33” ,la película hollywoodense que retrata la epopeya de estos trabajadores, quienes paralizaron al mundo con sus 69 días en las profundidades del planeta. Banderas reclama una pensión que les permita a los mineros “vivir con dignidad”.

El actor español interpreta a Mario Sepúlveda en la película “Los 33”.

Los 33 mineros perciben una pensión de parte del gobierno chileno de 315 mil pesos, lo que equivale a 450 dólares mensuales. Este ingreso es la mitad o menos de lo que cobraban cuando ejercían su profesión, y más de uno de ellos manifestó los problemas económicos que atraviesa y lo que les cuesta llegar a fin de mes. 

Antonio Banderas y el verdadero Mario Sepúlveda. 

En diálogo con la agencia AFP, y a propósito del estreno del film alusivo, Banderas dio su opinión respecto de la actualidad económica de las víctimas del derrumbe. La primera pregunta que le hacen es cuál es la actualidad de los mineros. Y responde: “Es mala, psicológicamente están tocados, han ganado muy poquito (de los derechos de autor) porque son 33. Si uno piensa en términos económicos, el servicio que ellos prestan a Chile como "marca Chile" es extraordinario. Salir en todas las portadas de todos los grandes conglomerados mediáticos del mundo al servicio de un país que está sacando con vida a sus obreros de una situación límite no tiene precio. Por lo tanto, el gobierno quizás debía haberles solucionado la vida, sacándolos de la mina y dándoles una pensión vitalicia que les hubiese permitido vivir con dignidad.